BALONCESTO

Al ritmo que marca el Vedruna

Carmelitas se impone al Depordima en el polideportivo colegial en la jornada en la que el Barco se hace con el título de Liga zonal

Alex, Jaime, Rocío "Ro" (entrenadora), Iván, Sergio, Mateo, Brais, Mario y Anxo.
Alex, Jaime, Rocío "Ro" (entrenadora), Iván, Sergio, Mateo, Brais, Mario y Anxo.
Al ritmo que marca el Vedruna

Una hora antes de las 12 se llenó el domingo del Vedruna del más puro sonido rock que acompaña los calentamientos del cadete de Carmelitas. AC/DC, Toto, Bon Jovi, Queen y el genuino Rosendo Mercado, aquel de los primeros Ñu o Leño, acompañan el trabajo previo de los jugadores del incombustible Ramonet -genio y figura-, en una temporada que llega al cierre mientras aguarda el inmediato inicio de la competición de Copa. 

El resultado en el polideportivo colegial no deja espacio a interpretaciones. Un contundente capicúa 82-28 de Carmelitas y Divino Maestro, que no resta sin embargo mérito a la formación que dirige Roo, que aguantó sin bajar los brazos los insistentes arreones locales. Arreones y no todos con sentido, para evidenciar  tras un inicio brillante y con la primera rotación local la anarquía que les ha perseguido en no pocos minutos de la temporada, volviendo intensidad y acierto en cuanto retomaron espíritu colectivo, trabajo en defensa y cierre de espacios. Así, un claro 23-8 al cierre del primer sector para irse la cita al descanso en 41-19 tras el mejor momento del Depordima -18-11 en el parcial del segundo cuarto-.

Recompuso incluso más el técnico local el "método" tras el descanso -más tras la baja de dos de sus piezas en el segundo cuarto-; vaciándose los visitantes ante el desgaste que Carmelitas siempre intenta imponer a sus rivales. La  falta de jugadores con que afrontaba el partido de la penúltima jornada el Divino Maestro no impidió sin embargo dejar sobre la cancha del Vedruna algunos detalles ofensivos, una zona que aunque escasa y breve en ajustes obligó a pensar y buscar vías de entrada a los atacantes locales, y una intensidad que sólo abandonaron en el ecuador del tercer acto cuando las fuerzas comenzaron a faltar. De aquí al final, 15-5 en el tercero para completar el último cuarto con un parcial 26-4 en el cierre.

Penúltima jornada, suma colectiva en Carmelitas y la sensación sin embargo de haberse quedado muy corto para un equipo que, como tal, bien podría haber aspirado a más a poco que hubiera encontrado antes la llave. La  suma de individualidades, en ocasiones brillante pero insuficiente hasta que comenzaron a pensar en colectivo, llevará a los del Vedruna a completar la Liga entre los cinco mejores de un grupo que reivindica el baloncesto de las villas, con tres de sus representantes por dos de la ciudad en puestos de honor.


El Barco, campeón


Proclamado el viernes y confirmado el domingo, el Barco es justo campeón en una temporada que dominó de inicio a fin y en la que sólo cedió un partido -Maristas-, sufriendo muchísimo para ganar tras prórroga en el Vedruna. Por detrás de los de Gómez Victoria, Maristas -un paso atrás-, el incombustible e irregular Xinzo, y un Allariz -campeón en 2017- que alternó jugadores con el equipo de Primera, al igual que hizo Carmelitas durante todo el año con el COB de Gallega de Fran Muñiz, vinculación que pese a su exigencia merece y debe tener continuidad para el campeón infantil en 2017.