FITNESS

Cuando el agua no es solo para bañarse

Medio centenar de personas disfrutaron del Aquagym +Deporte en la piscina de Be One en Oira, entre un gran ambiente

Medio centenar de personas disfrutaron del Aquagym +Deporte en la piscina de Be One en Oira, entre un gran ambiente
Medio centenar de personas disfrutaron del Aquagym +Deporte en la piscina de Be One en Oira, entre un gran ambiente
Cuando el agua no es solo para bañarse

Se está convirtiendo en un clásico dentro del menú deportivo de la ciudad y, una vez más, volvió a ser un éxito de convocatoria. Si el calor aprieta y hay ganas de practicar deporte, una de las mejores opción para practicarlo es en el agua. Eso es lo que pensaron el casi medio centenar de participantes que, en la piscina Be One Oira, disfrutó del Aquagym +Deporte organizado por La Región. 

Todos pudieron formar parte de un evento muy completo, que consistió en una hora de actividad frenética, sin pausa, con ejercicios variados y en medio de un gran ambiente al aire libre en la tarde del pasado sábado.


Desde niños a abuelos, todos los asistentes disfrutaron de una intensa hora de actividad adaptada a sus características


Todas las edades estuvieron representadas, desde niños a partir de seis años hasta abuelos, en una cita que se dividió en dos disciplinas: pool gym y pool dance, para trabajar así diferentes partes del cuerpo y terminar con la sensación de haber trabajado al máximo rendimiento de la capacidad de cada uno. La música fue protagonista en la jornada, que tuvo como monitores a Marco Salvadores y Paco Garrido, de Be One, expertos en hacer llegar sus instrucciones de la forma más clara y amena.

Los asistentes se esmeraron en realizar de la mejor forma posible una actividad cardiovascular que no exigía una preparación física específica, lo que permitió que todos los inscritos disfrutasen al máximo siguiendo las pautas de los maestros de ceremonias. De esta forma, mejoraron su tonificación y su puesta a punto.

Bañador, gorro y chanclas eran los únicos requisitos para tener acceso a una jornada de fitness acuático cuando el atardecer ya asomaba y la temperatura, aún calurosa, era un poco más agradable.

Un cita más dentro de una modalidad que gana adeptos en cuando los participantes la prueban. Hacer deporte de forma diferente siempre gusta. Y si el agua es la protagonista en una época de tanto calor, mejor que mejor. Una forma de darle más interés al baño tradicional que a buen seguro repetirá en próximas ediciones. Habrá que estar atentos.