WUSHU

A ellos también les daban dos... oros

Diego Rivero y Telmo Garrido revalidaron sus títulos en el Gallego de sanda demostrando la buena salud del wushu local

Diego Rivero durante el Campeonato Gallego que se disputó en el anexo de Os Remedios.
Diego Rivero durante el Campeonato Gallego que se disputó en el anexo de Os Remedios.
A ellos también les daban dos... oros

Como una repetición de la edición del 2017. Dos ourensanos volvieron a demostrar su nivel en el Campeonato Gallego de Sanda (combate de wushu al KO) organizado por la Federación Gallega de Judo en el anexo de Os Remedios hace una semana.

Lo que funciona, mejor no tocarlo. Esa es la fórmula que aplicaron Diego Rivero y Telmo Garrido. Ambos revalidaron sus títulos autonómicos. El peldaño más alto del podio no es un lugar desconocido.

Rivero (Vilardevós, 1991) ,del Centro Deportivo Arco de Verín, consiguió el oro en -85 kilos con un combate de gran calidad.  Buenas sensaciones, incluso con "una subida del nivel de competición, que noté con respecto al año pasado", destaca el deportista.

Lo suyo con el wushu empezó como una casualidad. "Empecé en el Gimnasio Arco simplemente entrenando en la sala de pesas. Y una de las veces estaban en clase de wushu y me llamó la atención. Hablé con el maestro, probé y en la segunda clase ya noté que me enganchó. Y ahí seguimos", apunta Rivero. "El nivel de sacrificio y de esfuerzo es importante. Pero sí que es cierto que es un aliciente que acompañen los resultados".

El triunfo en el Gallego debe, por lógica, darle el billete rumbo al Campeonato de España. Falta la confirmación oficial. Un objetivo apetecible. Pero no el único. "Esperando que nos confirmen la presencia en el Nacional, que si no pasa nada raro es lo que debería ocurrir. Y a partir de ahí, ¿pensar en un Europeo? Sería muy especial, pero es muy complicado a día de hoy porque hay un nivel muy alto. Pero hay que ponerse un objetivo ambicioso para llegar lo más arriba posible".

Joven realidad

Desde lo más alto del podio también cerró el Autonómico Telmo Garrido (Ourense, 2000). El deportista de la Escuela Dinamic se impuso en júnior entre el cuadro de menos de 75 kilos. Sus inicios en el wushu tienen unas raíces muy claras. "Empecé por mi familia. Mi padre vio le deporte, le gustó y acabamos todos practicándolo. Desde los 3 años llevo haciéndolo, en una provincia de nivel y en Galicia, que es la selección que más destaca en España".

"Me encontré con buenas sensaciones. Tenía confianza porque había entrenado bien para el torneo. Tuve dos combates y los saqué para revalidar el título y clasificación para el Nacional, a finales de febrero en Madrid, y voy a por todas", indica el ourensano. Y es que el año pasado no pudo acudir al Campeonato de España por mala suerte: la lesión de sus rivales. "Por eso tengo unas ganas de ir tremendas".

Esa es la próxima gran cita. Para los dos. Galicia ya se queda pequeña.