FÚTBOL SALA

Un equipo cocinado a fuego lento para lograr los dos objetivos de la temporada

La plantilla del EDO Mariñamansa culminó con la permanencia en Preferente una campaña en la que fue de menos a más 

Foto de familia del equipo del EDO Mariñamansa en el duelo que les enfrentó ante As Neves, el último de liga en la Preferente Galicia.
Foto de familia del equipo del EDO Mariñamansa en el duelo que les enfrentó ante As Neves, el último de liga en la Preferente Galicia.
Un equipo cocinado a fuego lento para lograr los dos objetivos de la temporada

Sin ponerse nerviosos y teniendo las cosas claras. Así transcurrió la temporada del EDO Mariñamansa en la Preferente del fútbol sala gallego. Los ourensanos aprendieron sobre la marcha. Una plantilla joven que comenzó con dudas ante rivales experimentados pero que, poco a poco, fue cogiéndole el pulso a la competición para ganarse una trabajada permanencia. Primer objetivo cumplido. Pero además, el año sirvió para formar a jugadores de cara a un salto al Sala Ourense, club con el que están vinculados.

"Somos un equipo de gente muy joven que, paso a paso, conseguimos adaptarnos a la categoría. Jornada a jornada, aunque seguía costando ganar, sí que se notaba que mejorábamos. De los cinco últimos partidos de liga, solo perdimos el último, cuando ya estábamos salvados. La evolución fue buena", destaca Luis Pampín, entrenador del EDO Mariñamansa.

Ni siquiera tuvieron que sufrir hasta el final. En la penúltima jornada lograron una salvación que ya era virtual un par de semanas antes. 
Un trabajo de progresión que se extiende al grupo de jugadores. Van quemando etapas en el fútbol sala. "Esa es la mejor parte. Seguramente un par de jugadores ya se vayan al Sala Ourense. Se trata de que a nuestro equipo llegue gente cada vez más joven mientras otros dan el salto hacia arriba. Hay relevo. Subiremos a dos o tres juveniles. Para la próxima temporada vamos a rejuvenecer la plantilla aún más y a volver a pelear. La idea es mantener el bloque, y con esa experiencia, hacer frente a rivales muy curtidos y veteranos", avanza Pampín.

Además, los jugadores del EDO Mariñamansa ya podrán alternar con el Sala Ourense en competición. Este año, un problema burocrático lo impedía. Solucionado. "Podrán ir subiendo y bajando. Les viene bien a ellos, a mi y a todos. Un premio siempre les viene bien".

Con el año terminado, y la cena de fin de temporada realizada, quedan unos entrenamientos por delante para seguir viendo a gente joven y captar algún talento. Nunca está de más. En unos meses tocará pelear de nuevo en Preferente.