BOXEO FRANCÉS

Combate, cinturón y a descansar

El púgil ourensano puso el punto y final a la temporada con el título de campeón de España de boxeo francés en la categoría de menos de 60 kilos

Manu Míguez Jr., rodeado de los suyos, muestra sonriente el cinturón de campeón de España de savate.
Manu Míguez Jr., rodeado de los suyos, muestra sonriente el cinturón de campeón de España de savate.
Combate, cinturón y a descansar

Todo salió según lo previsto". Así de claro tenía Manu Míguez Jr. su reciente combate con el catalán Juan Rodríguez. Y eso que en juego estaba ni más ni menos que el Campeonato de España de profesional de savate (boxeo francés). El púgil ourensano regresó de la cita con el cinturón de campeón en menos de 60 kilos, después de la decisión unánime de los jueces.

"Iba muy preparado porque todavía tenía la base de entrenamiento del gran objetivo del año, el Campeonato de España profesional de kick boxing. Aquel combate (6 de octubre en Salamanca ante el local Manu García) sí que lo tenía preparado, pero allí las cosas no salieron tan bien. Para la pelea de ahora fue hacer unos retoques y estar al cien por cien. Estuve haciendo sesiones de entrenamiento a 14 o 15 asaltos y este combate era a cinco", subraya el campeón.

Ahora, toca "descansar porque hasta mayo o junio próximo no habrá defensa del título y por lo tanto toca parón". En la mente de Míguez Jr. hay muchos proyectos. En lo competitivo "en 2019 quiero llegar al Mundial de savate", pero ahora está enfrascado en otro. También es profesional, y no fuera de las 12 cuerdas, pero este sin competir. "Estoy montando un gimnasio, es en lo que estoy centrado en este momento. Además, quiero seguir preparando a competidores. Esto es lo inmediato".


Buen año, pero "no perfecto"


Un tercer puesto en el Campeonato de Europa de savate, dos subcampeonatos de España de full contact, uno amateur y otro profesional, y ahora el cinturón de campeón de España Un sensacional palmarés en este 2019 que no llena al púgil ourensano. "Analizando las cosas con calma sé que no ha sido un año malo, pero la verdad es que me exijo mucho. A veces ser subcampeón o tercero no parece un gran resultado, pero si por ejemplo analizas que en el Europeo te mides a rusos, croatas o franceses que viven exclusivamente para este deporte llegas a la conclusión de que está muy bien. Es cierto que me ha quedado la espina del Nacional de full contact, y por eso no ha sido un año perfecto".  En 2019 volverá.