TENIS

Mosquera, el jefe de las raquetas

El nuevo máximo dirigente del tenis autonómico adelanta una especial atención al circuito femenino durante su mandato

Xosé Mosquera
Xosé Mosquera
Mosquera, el jefe de las raquetas

Un ourensano, Xosé Mosquera, es el nuevo presidente de la Federación gallega de tenis. En el ente desde el año 2010 no ha sido hasta ocho después cuando ha dado el salto al escalón más alto. Sustituye al lucense José Antonio Pereiro después de derrotar en la pelea por la presidencia al vigués Luis Fernández. Trece miembros forman la junta directiva ("paritaria, seis y seis más yo, parecemos los apóstoles", remarca, guasón), de los que son ourensanos además del presidente la tesorera, Antía García, inspectora de Hacienda, y Javier de la Torre, el director técnico del reciente Open en Santo Domingo. La primera declaración de intenciones tiene su aquél, "el deporte no se puede gestionar sin pantalón corto".

¿Qué le empujó a dar el paso? "Después de ocho años en la Federación, me vi con ganas, con fuerza y con ilusión. Era el vicepresidente y tesorero. ¿El Bárcenas de la Federación? Ja. Con un presupuesto anual de 600.000 euros ya me dirá usted. Iniciamos una nueva etapa", adelanta.


¿Algún Nadal?


¿Hay algún Nadal en el horizonte del tenis gallego? "Ahora mismo no lo veo. Si acaso Andrés Pereiro, que ha ganado el Campeonato Gallego benjamín. Mirando más arriba, tenemos a Tomás Currás, que dominó en Ourense y fue finalista del Gallego absoluto. Y en femenino, quizá Celia Cerviño. Y ourensanos, Luis Morillo, Diego Blanco, Izan Díaz... Y Ana Nóvoa claro", detalla Xosé Mosquera.


¿Discriminación positiva?


¿Habrá discriminación positiva para Ourense? "Lo primero la habrá para el tenis femenino, tenemos que igualar el ratio de jugadoras y jugadores, que ahora mismo está en tres a uno. Y territorialmente, es evidente que la costa, Pontevedra y Coruña, tiene más clubes. Pero Ourense también existe, vamos a hacer todo lo posible para que tenga un acontecimiento importante, un campeonato de España infantil. Tendremos que solucionar unas cuantas cosas, porque las seis pistas de Santo Domingo no son suficientes, son precisas cuatro más. En fin, el Concello de Ourense es uno de los pocos que no tiene pistas públicas", relata y a la vez lamenta.

La base, un apartado especialmente importante para cualquier Federación. "Ése es otro de los objetivos, fomentar y apuntalar lo que llamamos base. También queremos apuntalar la colaboración con el tenis atlántico, el de Oporto, Leiría, Coimbra... Y otro apartado en el que queremos hacer hincapié es en la normalización del idioma en la Federación. Sin imposición alguna, la intención es seguir impulsándolo y profundizando", finaliza. De momento, los próximos cuatro años tiene por delante.