REPORTAJEJO

Nogueira y el vuelo de la jabalina

El atleta valdeorrés lanzó en Málaga más allá de los 54 metros, lo que le valió la plata Mundial para atletas de entre 60 y 65 años

Luis Nogueira, en el momento de lanzar la jabalina durante una competición.
Luis Nogueira, en el momento de lanzar la jabalina durante una competición.
Nogueira y el vuelo de la jabalina

Con una plata colgada en el cuello regresó el valdeorrés Luis Nogueira de los campeonatos del mundo de Málaga. A 54,49 metros de distancia lanzó la jabalina el ourensano en la competición destinada a atletas de entre 60 y 65 años (tiene 62). Apenas 90 centímetros le separaron del oro, que lo amarró un ucraniano, Mavras, con el que se alterna en lo más alto del cajón.

"Acepté esa plata de manera natural, como una forma de dejar de estar tan mal acostumbrado. En muchos años, él (Mavras) sólo me ganó dos veces, en Lyon y ésta. Lo de Lyon lo llevé muy mal, ésta de Málaga bastante mejor. Es bueno aceptar ser segundo", detalla Luis.

A los rivales sobre el tartán, el ourensano suma uno más, invisible pero competitivo, el miedo a volar. Es por ello que rechaza toda aquella competición que suponga subir a un avión. "Es verdad que he renunciado a muchas competiciones por ello, soy muy de tierra. Sí, monté una vez en avión, pero lo pasé tan mal ahí arriba que me dije que no merecía la pena. ¿El barco? Uf, son muchas horas. O días. El viaje más largo que he hecho fue al norte de Italia, al Adriático", relata.

Luis Nogueira, celador en un hospital, se inició en el mundo del atletismo "hace 40 años", siempre compaginándolo con la faceta laboral porque "el club (el Adas) me pagó en Málaga las noches de hotel, el resto corrió a cargo de mi cuenta. Como puede ver, esto del atletismo es una vocación", subraya.nogue_result

¿Por qué el atletismo? ¿Y por qué la jabalina? "Lo cierto es que comencé con el salto de longitud, luego me pasé a la jabalina y la verdad es que funcionó. Alterné una disciplina y otra hasta que a los 28, 29 años me decanté por la jabalina. Batí el récord ourensano y recuerdo que Alejandro Lorenzo (alma mater del atletismo ourensano durante muchos años) escribió que había nacido una promesa. Ya ve, una promesa con casi 30 años... Lorenzo me ayudó muchísimo, cuando me enteré de su desaparición en el Mont Blanc fui a ver si lo encontraba. No tuve suerte", recuerda.


El jaleo finlandés


"Hago atletismo porque es el más natural de los deportes, estamos hechos para correr, para saltar. Y la jabalina es como una evolución del hombre primitivo, cazaban con lanza para poder vivir. Para mí, el vuelo de una jabalina es una metáfora de los sueños", remarca Nogueira. "En Finlandia jalean de una manera increíble el vuelo de la jabalina, es como si soplasen para que no caiga nunca", añade.

"En Málaga había atletas de más de cien años saltando y lanzando la jabalina, japoneses de más de 90 con unos cuerpos excelentes, ágiles y móviles. La verdad es que ilusiona llegar a ser como ellos", remacha Nogueira.