ENTREVISTA

Una plata que vale un mundo para "Witch"

La ourensana Carmen Cid, "Witch", rindió al máximo en Londres para conseguir un subcampeonato mundial de OCR

Witch (izquierda) en el segundo peldaño del podio de la cita mundialista disputada en Londres.
Witch (izquierda) en el segundo peldaño del podio de la cita mundialista disputada en Londres.
Una plata que vale un mundo para "Witch"

Mejor que nunca y en el momento más indicado. Así fue la actuación de Carmen Cid, "Witch" (Ourense, 1976) en el Campeonato del Mundo de OCR que se disputó en Londres. Todo un reto superado de la mejor manera posible. O casi. La ourensana dio el máximo sobre un recorrido de 15 kilómetros "decorado" con 100 obstáculos tan variados como duros. Y al final de todo, la recompensa. Tras una gran actuación, subcampeona del mundo en la franja de edad 40-44 años con 2:25:32.VVVVVVVVV_result

"Todavía estoy que no me lo creo. Ayer ya me bajaron la tierra, que tuve que volver a trabajar. Pero te siguen mandando fotos, vídeos del momento... y lo vuelves a revivir. No se me va la sonrisa de la boca", recuerda la competidora en su regreso a sus funciones como profesora.

La experiencia es un grado, y Witch ya ha estado en Mundiales o Europeos. Aún así, acudió a la capital inglesa expectante. "Antes de competir, iba con la esperanza de que los obstáculos fuesen complicados, se quedasen rivales y poder recuperar ahí, porque en la carrera pura iba más floja. Al principio íbamos 6 en cabeza y me mantuve con ellas. Excepto en el sector de cargar peso, que me retrasé. Pero al llegar al primer obstáculo difícil, tres se quedaron atascadas y yo lo pasé a la primera. Me dio un 'subidón' y me vine arriba". 

Y tanto que se fue arriba. Con la cabeza despejada y el cuerpo preparado, se lanzó a escalar posiciones. "En el siguiente obstáculo igual, pasé y otras se quedaron rezagadas. Me puse mano a mano con otra chica que pensaba que era la líder de la tanda, la conseguí pasar y entré en meta creyendo que podía ser primera, pero después vimos que 10 minutos antes había llegado otra competidora. En carreras así es difícil tomar referencias. Pero finalmente segunda del mundo y encantada". Una actuación que se vio reconfortada con la pulsera que acredita el paso por todos los obstáculos. "Era una espina que me quedó clavada de la anterior competición".

La jornada del sábado se cerró en el podio, con la bandera de Galicia arropándola. Al igual que su marido Fran, que compitió en la cita masculina recién recuperado de una operación de rodilla y cumplió con creces.

El domingo, nada de descansar. Carrera por equipos. "No salió como teníamos pensado porque tuvimos que hacer un reparto de tareas diferentes, ya que Paula Esteiro (completó el trío la pamplonesa Miriam Araújo)tenía unas molestias y hubo que cambiar el plan. Aún así competimos genial, mano a mano con las mejores élite del mundo, las chicas que sigues en Instagram, y logramos acabar sextas o séptimas, que falta por hacerse oficial".

Un colofón a un fin de semana inolvidable. Un subcampeonato mundial y un recuerdo para siempre.