HOCKEY

Un domingo de fiesta

La primera edición de la competición organizada por el Albor reunió a 21 equipos de base llegados de toda Galicia

La pugna por la bola en el campo de Mariñamansa, intensa.
La pugna por la bola en el campo de Mariñamansa, intensa.
Un domingo de fiesta

El campo de Mariñamansa se convirtió en el epicentro del hockey hierba gallego con la disputa, el pasado domingo, de la primera edición del Torneo Outono, organizado por el Club Hockey Albor.

A la espera de que se concreten los calendarios de todas las categorías de base, en una situación que ya está comenzando a ser habitual, el equipo ourensano se animó a organizar esta convivencia, que contó con nada menos que 180 jugadores llegados de toda Galicia.

Una competición, que con 21 equipos presentes se convirtió en un reto organizativo, que le Albor sacó adelante con fluidez.

La única cancha de hockey hierba de la ciudad se dividió en cinco campos en los que los jugadores, de categorías comprendidas entre prebenjamín y cadete fueron disputando sus encuentros.

La premisa en ellos, no mirar el marcador. Los organizadores decidieron que para impulsar este torneo y hacer que los niños disfrutasen de la experiencia, lo correcto era jugar sin electrónico, lo que se destapó como un verdadero acierto.

Desde las diez de la mañana, hasta el mediodía, fue el turno de la primera ronda de encuentros, tras el cual se hizo un parón para un almuerzo de convivencia.

Para la tarde, más hockey. Eso sí, pendientes de la ola de frío que visita la provincia de Ourense, que obligo finalmente a suspender los dos últimos encuentros, marcados para las 18,30 horas de la tarde.

David Martínez, del CH Albor, destacó al término de la convivencia que "ha sido un éxito. Hemos llenado el campo de jugadores y de familiares que disfrutaron de una jornada de hockey hierba. Al final, al no tener todavía los calendarios es la mejor manera de disputar encuentros. La buena relación con los equipos hizo que en cuanto levantamos el teléfono para llamarlos aceptasen sin dudarlo. Lo importante es que los niños del club jueguen partidos y disfruten del hockey. En Navidad, si todo va bien, organizaremos otro de este estilo".

Al final, con la satisfacción del trabajo bien hecho, turno para empezar a pensar en las competiciones domésticas, que si todo va bien comenzarán a finales del mes de noviembre con las primeras jornadas de la fase de sala