ALIMENTACIÓN

Compra con salud leyendo las etiquetas

¿Qué aspectos son los importantes a la hora de hacer una compra cardiosaludable?

Leer la etiqueta es un hábito adecuado.
Leer la etiqueta es un hábito adecuado.
Compra con salud leyendo las etiquetas

El etiquetado alimentario como medio de comunicación entre los productores de alimentos y los consumidores, es una herramienta muy útil a la hora de tomar decisiones de compra. Del conjunto de la información ofrecida en el envoltorio de los productos alimenticios, aspectos ligados al perfil nutricional resultan clave. La descripción de las propiedades nutricionales permite a los consumidores, especialmente aquellos afectados por enfermedades relacionadas con la alimentación, realizar elecciones alimentarias acordes a sus necesidades de salud.  

La información nutricional obligatoria (Reglamento UE 1169/2011) exige entre otras cosas, que se incluyan datos de energía y de nutrientes como proteínas, grasas, grasas saturadas, carbohidratos, azúcar y sal.

En la enfermedad cardiovascular el descenso en la dieta de las grasas saturadas, del colesterol y de la sal, marca la diferencia en el control y avance de la enfermedad. Conocer la cantidad de estos elementos nutritivos es uno de los puntos importantes que ayudan a elegir con información "el qué comer?" y a mantener las prácticas de alimentación cardio-saludables recomendadas por el nutricionista.

La ingesta excesiva de alimentos con grasas saturadas pueden ocasionar ateroesclerosis, leer el valor de grasa saturada en la tabla nutricional sirve para establecer una pauta de compra que disminuya su ingesta, como por ejemplo, añadir a la cesta sólo alimentos con menos de 2 gramos de grasa saturada, o añadir a la compra alimentos con cero gramos de grasa saturada. 

Otro punto importante del etiquetado nutricional que puede orientar la adquisición de alimentos cardio-saludables es el contenido en sal. La ingesta elevada de sal puede dar origen a la tensión alta, factor que incide negativamente en la salud cardiovascular. Un consumo de sal inferior a 5 gramos diarios en el adulto contribuye a disminuir la tensión arterial y el riesgo de enfermedad y accidente cerebrovascular. 

Leyendo la etiqueta y la lista de ingredientes podemos evitar que se cuelen alimentos con demasiada sal (más de 1.25 gramos por cada 100 gramos de alimento), o con sal (si el objetivo del tratamiento nutricional la elimina totalmente). Además, comprobando este dato en las etiquetas puedes encontrar alternativas de alimentos envasados y/o enlatados bajos en sal. 

La información que leemos también permite la comparación de alimentos similares para saber cuál es más saludable. Compara la cantidad de sal en la tabla y selecciona el producto con la cantidad más baja. 

Otra buena opción es buscar alimentos con las declaraciones "Bajo en sodio", "reducido en sodio" o "sin sal". Cuanto más practiques leer las etiquetas de información nutricional, mejor las usarás como herramienta para planificar una dieta saludable y equilibrada.

Envíe sus dudas a: 
marisol.lopez@globalnp.com