NUTRICIÓN

Control de proteínas en una dieta renal

¿Por qué necesito comer menos proteína en la insuficiencia renal? ¿Algún consejo? 
Luisa P. (Ourense)

Fideos de arroz (noodles).
Fideos de arroz (noodles).
Control de proteínas en una dieta renal

La proteína es un nutriente principal. El organismo la necesita para mantener el crecimiento y reparación de los tejidos así como para asegurar un correcto funcionamiento del sistema inmunitario.

La mayoría de los alimentos aportan una buena parte de proteínas a la alimentación de las personas. Una vez digerida y descompuesta, este nutriente crea un producto de desecho llamado urea.

Cuando los riñones no funcionan bien, la urea no se elimina correctamente provocando una acumulación tóxica para el organismo (con efectos secundarios como fatiga, cansancio, disminución del apetito, etcétera). Al disminuir la cantidad de proteína que se come, se facilita el trabajo de filtración de los riñones, al haber lógicamente menos urea que eliminar.

El control de las proteínas en la dieta es una buena ayuda para que los riñones funcionen por más tiempo. La limitación de la cantidad, indicada por su médico y necesariamente acorde a la etapa de la enfermedad, servirá de base a un plan dietético siempre personalizado, con opciones de comidas que tengan la cantidad justa de proteína, ya que tampoco conviene un aporte demasiado bajo de este nutriente.  

La calidad de la proteína no es menos importante en esta directriz, el tipo de proteína afecta también la obtención de subproductos y el esfuerzo renal. Existen dos clases de proteínas, por un lado las proteínas de “mayor calidad”, presentes en carnes, aves, pescados y huevos; y por otra parte, las proteínas de “menor calidad” presentes en hortalizas, legumbres y cereales.

Es fundamental que la dieta planificada para pacientes con enfermedad renal incluya ambos tipos de proteínas todos los días. 

Para muchas personas resulta difícil adaptar sus recetas tradicionales a la nueva limitación protéica, en consulta es una preocupación frecuente. 

Algunas de las recomendaciones que incluyo en mis programas de educación nutricional para satisfascer las necesidades de proteínas más bajas son: 

  • Utilizar cortes más finos para las raciones de carne y pescado. Confiere una apreciación mayor y más positiva de la cantidad indicada. 
  •  Reemplazar pan blanco por panes integrales. 
  •  Emplear alimentos con menor cantidad de proteína como arroz o pasta, para agregar volumen y espesor a sopas, caldos y cremas. 
  •  Sustituir lácteos por arroz y pasta en preparaciones como cremas. 
  •  Dar la vuelta a la estructura del menú. Es una buena opción utilizar las verduras y los cereales como el plato principal y las carnes u otras proteínas como el plato de acompañamiento.
  •  Sustituir dos partes de carne por arroz en recetas de albóndigas, hamburguesas, etcétera.
  •  Cocinar platos con trozos pequeños de carne o pollo mezclado con arroz o pasta. Los platos de arroz, fideos, tallarines al wok con carne picada dan buen resultado.
  •  Mezclar verduras crudas con tiras más delgadas y pequeñas de carne, huevo, queso o pollo.

Envíe sus dudas a: 
tunutricionita@marisolopez.es