¡SOMOS LO QUE COMEMOS!

Dieta culinaria para los cálculos renales

Un lector pregunta cómo debe ser la dieta para evitar la formación de piedras renales de oxalato

Nueces y cacahuetes disminuyen el riesgo recurrente de cálculos renales.
Nueces y cacahuetes disminuyen el riesgo recurrente de cálculos renales.
Dieta culinaria para los cálculos renales

Cerca del 80% de las piedras en el riñón son de oxalato cálcico. Este es un compuesto natural contenido en muchos alimentos vegetales. Aunque no se encuentra en los alimentos de origen animal, nuestro cuerpo si puede formarlo a partir de una cantidad adicional de vitamina C, (por encima de 2000 mg de vitamina C/ día).

Cuando se forman cálculos de oxalato cálcico en el riñón, un plan dietético modificado puede disminuir el riesgo de recurrencia.

Las indicaciones dietéticas sobre las ingesta se basan por lo general en controlar la cantidad de este elemento en la dieta, sin embargo, el factor crítico en la formación de los cálculos es la facilidad con la que el cuerpo lo absorbe o extrae de los alimentos. Esta condición de biodisponibilidad, no va unida necesariamente con la cantidad, de hecho, hay alimentos con alto contenido en oxalato, como las acelgas, las coles o el perejil, que presentan una baja biodisponibilidad. 

Los estudios más recientes, avanzan un grupo de seis alimentos que presentan una alta biodisponibilidad y que aumentan el oxalato urinario: 1.- frutos secos, principalmente nueces y cacahuetes; 2.- Salvado de trigo; 3.- Espinacas; 4.- Ruibarbo; 5.-Remolacha y 6.-Chocolate negro. Es posible que no sea necesario eliminar de la dieta todos estos alimentos, pero sí, que deban limitarse. En cuanto no se tenga un mayor conocimiento sobre la biodisponibilidad y el contenido de oxalato, (los estudios de biodisponibilidad en la actualidad son escasos), es prudente, controlar la ingesta de los alimentos con niveles ( altos y moderados) conocidos. 

El objetivo nutricional de reducir las fuentes alimenticias de oxalato, es evitar la concentración excesiva en orina, por lo tanto, las cantidades pequeñas y poco frecuentes de alimentos ricos en este compuesto, resultan menos perjudiciales, que tomas únicas de mayor cantidad. 

Otra de las recomendaciones dietéticas esenciales para evitar la formación de cálculos, es mantener una ingesta suficiente de líquidos para hacer que la orina se diluya más. La pauta dietética estima beber entre ocho y doce vasos de 250 ml de líquido al día. Nuestro cuerpo necesitan fluido para digerir los alimentos, eliminar los residuos y transportar los nutrientes. 

La toma de líquidos debe distribuirse lo más uniformemente posible durante el día. Es importante asegurar un consumo de líquidos extra (por ejemplo un vaso de agua antes y otro después de las comidas), para equilibrar, aquellas ocasiones en las que la dieta sume una cantidad adicional de oxalato.

Envíe sus dudas a: 

[email protected]