NUTRICIÓN

Dieta para la gota

La pregunta Antonio S.P a la nutricionista: ¿Cuáles son las recomendaciones dietéticas más importantes para mantener los niveles de ácido úrico en sangre y evitar el ataque gotoso? 
 

Las cerezas disminuyen el riesgo de padecer gota.
Las cerezas disminuyen el riesgo de padecer gota.
Dieta para la gota

Evitar niveles elevados de ácido úrico en sangre es una prioridad en el tratamiento dietético de la gota. Y es que esta enfermedad que se produce por la acumulación de los cristales de ácido úrico (producto de la descomposición de las purinas) alrededor de las articulaciones, causa frecuentes episodios de dolor e inflamación articular en muchas personas. 

Un plan dietético para la gota ayuda a disminuir los niveles de ácido úrico (AU) en sangre y atiende el exceso de peso como factor relacionado con el riesgo y control de la enfermedad. Aunque el tratamiento nutricional no logre curar la patología, puede reducir el riesgo de ataques recurrentes y limitantes, y hacer que el daño y la presión en la articulación avance más lentamente. 

Afortunadamente los conocimientos actuales han desplazado los tratamientos dietéticos ambíguos, que centraban sus pautas en eliminar todos los alimentos que tenían cantidades moderadas o altas de purina, dificultando el cumplimiento de la dieta. Hoy en día, la investigación ofrece un panorama más claro de la función de la dietoterapia en esta enfermedad. Es cierto que algunos alimentos deben evitarse, pero no se tienen que excluir todos los alimentos con purina, factores como la cantidad consumida, el tipo de purina, la disponibilidad y la cocción cuentan mucho. Por otra parte, también deben incorporarse algunos alimentos a la dieta para controlar los niveles de AU. 

Algunas de las recomendaciones claves sobre el consumo de alimentos en la gota son: 

1. Disminuir la ración de carnes, especialmente de ternera, cerdo y cordero, descartando totalmente de las comidas vísceras como el hígado, el riñón y los sesos. Prescindir de productos asociados a las carnes como caldos, salsas y consomés a base de carnes de las preparaciones habituales, es una medida eficaz. 

2. Limitar el consumo de especies de pescado y marisco como, anchoas, arenques, sardinas, mejillones, vieiras, trucha, caballa y atún. 

3. Evitar el alcohol. El metabolismo del alcohol en el cuerpo aumenta la producción de AU, el consumo particularmente de cerveza y, en cierto grado, de bebidas destiladas está relacionado con un aumento del riesgo de gota. También incrementan el AU las bebidas azucaradas como refrescos y los alimentos con fructosa (edulcorantes como el sorbitol, por ejemplo). 

4. Beber agua para mantenerse hidratado. Intentar beber entre 8 y 10 vasos de líquidos por día procurando que, al menos, la mitad de esa cantidad sea agua.

5. Incluir vegetales variados, sin descartes. Se ha observado que los vegetales con alto contenido de purinas no aumentan el riesgo de gota ni de ataques recurrentes. Una dieta saludable a base de abundantes frutas y vegetales puede comprender alimentos vegetales como espárragos, espinacas, champiñones, guisantes, coliflor o las legumbres. 

6. Mantener una ingesta adecuada de vitamina C ayuda a disminuir los niveles de ácido úrico. Es necesario valorar la suplementación con su médico o nutricionista para incluir o no al plan de medicación y dieta.  Algunos estudios indican que comer cerezas está asociado a un menor riesgo de ataques de gota.

Envíe sus dudas a:  

tunutricionista@marisolopez.es