+ FIT

Dieta a seguir en una reducción de estómago

¿Cual es la dieta a seguir después de un bypass gástrico y cuando puedo empezar a consumir los alimentos habituales?

Una mujer tomando un alimento líquido.
Una mujer tomando un alimento líquido.
Dieta a seguir en una reducción de estómago

Por lo general, se puede empezar a comer los alimentos habituales alrededor de tres meses después de la cirugía. Seguir con atención las pautas dietéticas correctas tras un bypass gástrico puede ayudar a las personas adelgazar con salud y a llevar una alimentación sana y coherente.  

Es importante que la dieta después de la cirugía se organice cuidadosamente en etapas, de forma tal que las personas puedan volver a comer los alimentos sólidos de forma gradual y sin complicaciones. 

El plan dietético de realimentación incluye las siguientes etapas:
-Líquidos claros: El comienzo de la realimentación sólo permite tomar líquidos claros. Una vez adaptado el estómago a esta pauta de inicio se puede ir avanzando hacia el consumo de otros líquidos de fácil digestión como leches y caldos descremados, descafeinados, zumos de fruta claros, gelatinas, sopas y cremas coladas. 

- Alimentos puré, los primeros: Una vez tolerados los líquidos, se puede dar paso a los alimentos colados y hechos puré. Durante esta fase se pueden comer alimentos con consistencia de pasta o líquido espeso, sin tropezones en la mezcla.

Para hacer el puré se escogen con preferencia alimentos que den mezclas suaves y sin grumos cuando se baten con líquidos. Como buenas opciones podemos elegir entre carnes magras molidas, legumbres, pescado, frutas y quesos blandos, vegetales cocidos y huevos. A éstos productos sólidos añadimos cantidades pequeñas de líquido como caldos desgrasados, agua, zumos de frutas y leches desnatadas, para batir y conseguir la consistencia deseada. 
-Alimentos blandos: Después de comer algunas semanas (2-3)  en forma de puré, se pueden incorporar alimentos blandos a las comidas en forma de trozos pequeños, tiernos y fáciles de masticar. Durante esta etapa, el plan de alimentación integra carnes picadas, frutas frescas blandas (retirando piel y semillas) y hojas o partes blandas de vegetales muy bien cocidos.

-Alimentos sólidos: Entre las semanas 8 y 9 posteriores de seguir la dieta, se pueden alternar los alimentos blandos con alimentos más firmes, con la precaución de comerlos lentamente y en pequeñas cantidades. (Tortillas, menestras, carnes asadas, etc.)

-Alimentos habituales: Esta etapa contempla comer poco a poco los alimentos habituales para saber cuáles se toleran. Es posible que aún haya dificultad para comer alimentos de textura crujiente o cruda. Incluso en esta etapa avanzada, es mejor evitar ciertos alimentos porque pueden causar trastornos digestivos, es el caso de frutos secos y semillas, bebidas gaseosas,  frituras y vegetales con mucha fibra, como judías, alcachofas, brócoli, maíz o repollo. Con el paso del tiempo y a medida que el estómago va recuperándose es posible volver a probar algunos de estos alimentos.

Envíe sus dudas a: 
marisol.lopez@globalnp.com