DEPORTE

Ejercicio físico y turismo: Ourense, con otra mirada

La semana pasada se desarrollaron en el Balneario de Laias unas jornadas sobre ‘Turismo Deportivo’ organizadas por la Diputación de Ourense. En ellas se explicó el potencial del deporte como generador de crecimiento económico y social de cualquier territorio

Un Trail en Ourense.
Un Trail en Ourense.
Ejercicio físico y turismo: Ourense, con otra mirada

En efecto. Eventos como el Rally de Ourense, la carrera de San Martiño, una etapa de la Vuelta Ciclista, un partido de una Selección Española de cierta repercusión, atraen a un buen número de personas de toda Galicia, España e incluso del extranjero. Esta gente pernoctará, comerá y se fotografiará en los rincones de nuestra provincia. Sería de estúpidos desaprovechar tal oportunidad para promocionarse y popularizar nuestras virtudes, que tanta gente -incluídos muchos ourensanos- desconocen.


Instaurar el hábito


En esta ocasión me permitiré dar una vuelta de tuerca e ir más allá. En los casos anteriores identificamos como turistas a fieles aficionados que siguen un deporte, generalmente profesional, y sólo nos visitan cuando el evento transcurre en nuestra tierra.  

¿Por qué no propiciamos las condiciones para que corredores, ciclistas, remeros, moteros, patinadores, nadadores, senderistas de toda España disfruten por las rutas de espectacular belleza que dispone Ourense? ¿Por qué no potenciar el mero acto de practicar ejercicio, en la provincia o en la capital, sin necesidad de un gigantesco y costoso tinglado? 

Es cierto, habría que invertir en ciertas infraestructuras, en señalización precisa y en formación de personal. En mi opinión, sería una apuesta con grandes posibilidades de éxito a medio y largo plazo.


Miles de posibilidades


De igual forma, nuestro sector de gimnasios y centros deportivos, podría vender la experiencia del entrenamiento personal a muchos turistas de paso en nuestra provincia, dentro de un paquete con oferta gastronómica, comercial, cultural... Y todo lo que a ustedes se les ocurra. Es patrimonio ourensano.

Es una pequeña idea, visto el negro panorama que se cierne sobre nuestra envejecida provincia, donde el pequeño empresario sufre una terrible crisis de incierto desenlace. Átense las zapatillas y en marcha.