Entrenar, más por la salud que por el espejo

Estar bien es un concepto más amplio que verse bien

Dos personas descansando en un momento tras la  ejecución de varios ejercicios en el gimnasio.
Dos personas descansando en un momento tras la ejecución de varios ejercicios en el gimnasio.
Entrenar, más por la salud que por el espejo

Bienaventurados aquellos que estén felices con el cuerpo que tienen. Como en el mito de la caverna, de Platón, muchas veces la realidad que tenemos en nuestras mentes no coincide con lo que podemos ver.

Escuchando los comentarios-quejas de mis alumnos no puedo dejar de sorprenderme. A modo de ejemplo, el menú incluye: que tienen las piernas flojas, los brazos muy grandes, la cola , que deberían bajar de peso y hasta el clásico “soy un desastre”.

Un médico llamado Alberto Cormillot usaba en su programa un espejo en el que se puede variar la imagen del reflejo según a cómo se ve el alumno. Difícilmente coincida con la real.

Máquinas diabólicas, trajes para sudar desmedidamente, cremas reductoras, pastillitas mágicas, zapatillas que levantan glúteos y fajas que cortan la respiración y cierran el estómago.

De repente todos se vuelven expertos en todo tipo de dietas, desde la de la manzana hasta la del astronauta.

Saltear comidas es como no querer pagar un recibo mensual, sin dudas traerá consecuencias. Juntar todo el hambre del día para desquitarte con la cena es como un salvavidas de adoquines.

Mejorar físicamante y no por estética

Hace unos días hablando con un alumno le comentaba que todo nuestro trabajo estaba orientado a mejorar su estado físico y su salud, a lo que él me respondió que su objetivo era solamente estético. Indefectiblemente una cosa lleva a la otra. 

Para entrenar tenemos que estar bien alimentado, sino no rendimos. Si rendimos y entrenamos con consejos de profesionales de la educación Física sin dudas te vas a sentir mucho mejor y eso te va a llevar a mejorar tu imagen y tu autoestima.

¿Cuerpo perfecto? Es el que tiene una mujer o un hombre que está bien nutrido, un espíritu en paz y que es consciente de sus encantos, sabe cómo potenciar su personalidad y quererse mucho..

Claramente siempre se puede estar mejor, nosotros como profesionales solo tenemos responsabilidad por una hora del día, las otras 23 horas son exclusiva responsabilidad de cada uno

Por lo tanto, a ser inteligentes planteando objetivos, trabajar en consecuencia y, sobretodo, comprometerse y respetarse sabiendo que no existen las soluciones mágicas o súper veloz.

Objetivo, disciplina y voluntad, mantenidos en el tiempo, sin dudas los van a llevar al lugar en que quieran estar.