SALUDABLE

Más zapatilla que pastilla, pero siempre con sentidiño

Está más que demostrado que el ejercicio físico es un excelente medio de prevención de enfermedades y dolencias

Más zapatilla que pastilla, pero siempre con sentidiño

Está más que demostrado que el ejercicio físico es un excelente medio de prevención de enfermedades y dolencias. Un maná que nos permitiría ahorrar millones de euros en gastos sanitarios (tomen nota los políticos). También un magnífico tratamiento para paliar, mejorar o superarlas cuando éstas se manifiestan.
Es por ello que, desde hace años,  muchos médicos recomiendan a sus pacientes mejorar su salud con este sencillo recurso. “Menos pastilla y más zapatilla” es un lema fantástico a aplicar. Los profesionales de nuestro sector siempre les estaremos agradecidos  por aprovechar su influencia y autoridad para animar a un cambio sustancial en los hábitos de vida.
caminar, nadar y pilates 

Muy agradecidos, sí. Aunque, si me permiten, quisiera sugerir al sector un pequeño matiz que considero importante. La mayoría de profesionales entienden la recomendación como invitar al paciente a “caminar, nadar o hacer Pilates”. Tres actividades muy de moda en los últimos años, que el doctor suele entender idóneos para la gente con sobrepeso o problemas de espalda. Algunos incluso se aventuran a prescribir la dosis: “Vaya usted a nadar todos los días”. “Camine dos horas por el paseo del colesterol”. “Suba las escaleras de casa a buen ritmo cuatro veces”...

Con el debido respeto, la importante misión del médico termina en la recomendación de practicar ejercicio. Determinar el más adecuado a cada persona es la misión -y el trabajo- del preparador físico. A veces, en estrecha colaboración con el rehabilitador.

El Cómo y no el cuánto
Caminar, correr con sobrepeso. Nadar con problemas en la columna y sin conocimiento de la técnica, pueden ser fuente de lesiones.  ¡Qué decir del método Pilates cuando se practica en clases masificadas! El ejercicio no es terapeútico por el mero hecho de practicarlo. Cada paciente necesita un análisis y un tratamiento individual. Después se concluirá cuál es el más adecuado a sus características y necesidades.

Me permito otra petición. Ya de recomendar ¿Por qué no el trabajo de fuerza personalizado? Sí, las pesas. El gimnasio. Es un método seguro, sencillo, apto para todos los públicos  y avalado científicamente.