DEPORTE

Bebidas isotónicas o agua, ¿qué es mejor?

Si la actividad es de baja intensidad, el agua es la mejor opción para recuperarse. Pero ante una mayor potencia, se recomienda una bebida deportiva

Las bebidas deportivas resultan útiles en la recuperación del ejercicio intenso.
Las bebidas deportivas resultan útiles en la recuperación del ejercicio intenso.
Bebidas isotónicas o agua, ¿qué es mejor?

La opción más adecuada para hidratarse después de una actividad deportiva estará determinada principalmente por la duración y la intensidad de la acción física. Tanto el agua como una buena bebida deportiva permiten la recuperación hídrica.

Durante el ejercicio el cuerpo pierde agua y electrolitos como sodio y potasio, a través de la sudoración. Este mecanismo permite mantener la temperatura corporal y continuar con la actividad. Si no se bebe suficiente líquido para recuperar las pérdidas de sudor, la deshidratación puede dañar el rendimiento y la recuperación.

El agua es un elemento esencial para la rehidratación y es una opción más que adecuada para recuperar las pérdidas electrolíticas en muchas personas que hacen ejercicio. Si la actividad deportiva se desarrolla en un tiempo menor a una hora o es de baja intensidad, como caminar o andar en bici de forma ocasional, el agua será la mejor opción de recuperación y para mantenerse al día con las pérdidas de sudor. 

Ahora bien si la práctica deportiva se desarrolla con intensidad (fútbol, hockey, baloncesto, etc.), supera los 60 minutos de entrenamiento, hay mucha sudoración, se entrena con un equipo pesado de protección o se hace ejercicio en condiciones de calor y humedad, o se  compite, podría ser más útil tomar una bebida deportiva. Estas condiciones de actividad física requieren reemplazar más rápidamente los fluidos y la energía que aportaría la bebida isotónica (durante el ejercicio, el cuerpo también utiliza hidratos de carbono para obtener energía). 

Las buenas bebidas isotónicas están diseñadas con la cantidad correcta de líquido, hidratos de carbono y electrolitos para ayudar a reemplazar las pérdidas de agua y de sales durante la actividad física.  Es importante realizar una buena elección del producto,  que tenga agua como primer ingrediente, con hidratos de carbono en cantidades entre  4 y 8 gramos en forma de glucosa, fructosa, sacarosa y maltodextrina preferiblemente, con  45 a 70 mg sodio y de 8 a 20 mg de potasio por  100 ml.  

También es importante tener en cuenta que las buenas bebidas deportivas no necesitan añadir aminoácidos, oxígeno, edulcorantes, cafeína ni gas carbónico. Las isotónicas saborizadas pueden ayudar a beber más, pero no es prioritario.

Bebida deportiva casera: Mezcle 1/4 taza de jarabe de arce con 1/4 cucharadita de sal en 4 tazas de agua. 

Envíe sus dudas a: marisol.lopez@globalnp.com