EJERCICIO

¿Verano? Un momento ideal para practicar ejercicio

Llega el mes de julio, en el que millones de españoles ya sólo piensan en sus merecidas vacaciones. Aquellos que tengan la suerte de desempeñar un trabajo, claro.  

¿Verano? Un momento ideal para practicar ejercicio

Cada uno disfruta su tiempo libre en lo que le plazca. Desde aprovechar para hacer las mil cosas que el día a día no permite, hasta para no hacer ni una.
Si su mentalidad es la primera, las vacaciones son un estupendo momento para reflexionar sobre nuestra vida, escuchar las señales de nuestro cuerpo y cambiar -o evolucionar- hacia unos nuevos hábitos, cuyo resultado mejorará sensiblemente nuestra forma física y, posiblemente, nuestro ánimo.


Un muro invisible


 Durante el resto del año, puede que la sobrecarga o el estrés producido por el trabajo, o a veces por su falta, nos atrape en una espiral de aparencia insalvable, que nos convierte en una fotocopia reducida. Una pésima versión de nuestra personalidad.

En realidad, es un laberinto de muros invisibles, del cual podemos salir, no sin esfuerzo, pero con nuestra voluntad. Sólo tenemos que dar ese primer paso.
Para darlo, hay que quererlo y creerlo. ¿Quiero subir una escalera sin asfixiarme? ¿Quiero disfrutar de un viaje sin sentir dolor en mi espalda? ¿Quiero eliminar mi sobrepeso y la permanente sensación de tener un centrifugado en mi barriga? ¿Quiero desahogar toda la tensión acumulada en un práctica que me reconcilie con mi mente? ¿Quiero ver la vida de forma más positiva y no angustiarme por el futuro?

Hágase estas preguntas. Si las respuestas son positivas, no le proponemos milagrosas ni brujería. Le proponemos una de las mejores medicinas conocidas, cada día más contrastada. El ejercicio físico.


Sencillos, eficaz y seguro


Ejercicio Físico, individualizado y supervisado por un profesional competente. Sencillo, eficaz y seguro. El verano es un momento magnífico para comenzar o retomarlo. Porque el clima invita a practicarlo al aire libre. Porque los centros están casi vacíos y hay tiempo para asentar una buena base técnica.
Como la hormiga, trabaje en verano para propiciar un excelente invierno, mientras la cigarra persiste en esa espiral que anula todas sus capacidades.