MOTOR

Anfac, el problema no es el diésel

Los vaivenes del mercado causan impactos en las fábricas españolas reduciendo su competitividad
 

Anfac, el problema no es el diésel

La asociación de fabricantes de vehículos en España, Anfac ha remitido un comunicado en el cual explica no entender las manifestaciones políticas en contra del diésel, en general, que no responden a la realidad actual de esta tecnología y son perjudiciales, tanto para las ventas y para los consumidores como para la consolidación y transformación tecnológica de las fábricas españolas y su liderazgo mundial. Estas declaraciones generan incertidumbre entre los ciudadanos y debilitan las ventas de vehículos diésel nuevos cuando lo más eficaz, para desarrollar políticas medioambientales de verdadero impacto, es actuar contra el parque automovilístico cada vez más envejecido. “El problema no es el diésel. Son los coches viejos que circulan por nuestras carreteras”, destaca Mario Armero, vicepresidente ejecutivo de Anfac, por lo que pide al Gobierno prudencia y dialogo, así como una nueva y más verde fiscalidad, que fomente la renovación del parque, de los vehículos de cero o bajas emisiones y apoye las inversiones productivas, tecnológicas e industriales.

Una subida de los impuestos al diésel no estará justificada por sus emisiones, ya que los nuevos vehículos diésel, emiten hasta un 84% menos de contaminantes NOx y un 90% menos de partículas que un vehículo de hace 15 años, gracias al desarrollo experimentado en estos motores y su tecnología. El incremento de ventas de motores gasolina con mayores emisiones de CO2, en decremento del diésel, dificulta el cumplir los objetivos de reducción de estas emisiones.