La berlina del BMW Serie 3, en Nürburgring

Su nueva amortiguación ofrece un equilibrio entre la conducción deportiva y el confort

El nuevo Serie 3 con "camuflaje" durante sus duras pruebas realizadas en el "Infierno verde".
El nuevo Serie 3 con "camuflaje" durante sus duras pruebas realizadas en el "Infierno verde".
La berlina del BMW Serie 3, en Nürburgring

La nueva Serie 3 berlina de BMW ultima su puesta a punto, con miras a su inminente salida al mercado, realizando un amplio abanico de duros "test" en el mítico circuito de Nordschleife en Nürburgring,  que han llevado a una la renovación completa de la suspensión de las ruedas, dirección, amortiguación y frenos, lo que ha permitido  conseguir un confort de marcha con un rendimiento dinámico mejorado, así su centro de gravedad es 10 milímetros más bajo que su antecesor, con un reparto de masas 50:50 y un peso que se ha reducido en 55 kilos. También se han mejorado la rigidez de monocasco y de la suspensión, además de contar con unos anchos de vías de mayor tamaño y unas caídas de sus ruedas más negativas, lo que le proporciona una mayor dinámica trasversal.

En su motorización presenta un motor de 4 cilindros, totalmente remozado, siendo el más potente instalado en un vehículo de producción de BMW, con unas cifras de consumo de un 5% menores a su predecesor, estando asociado a una transmisión Steptronic de 8 velocidades. Cuenta con optimizado nuevo filtro de partículas, que le permite cumplir con la normativa Euro 6d TEMP.

Su diferencial M que controla electrónicamente el diferencial del eje trasero, está vinculado al Dynamic Stability Control, distribuyendo el par entre las ruedas, influyendo de manera preventiva ante un subviraje o un sobreviraje. lo que proporciona la utilización de la potencia de su motor sin restricciones, a la hora de una conducción deportiva.