Lluvia, barro y abandonos

Las dos pasadas por A Peroxa volvieron a ser clave, con Miguel Fuster como protagonista de un hachazo en la segunda pasada y Suárez abandonando el Rally 

Momento en el que Diego Félix caza en el tramo a Toño Gómez a su paso por la localidad de A Peroxa.
Momento en el que Diego Félix caza en el tramo a Toño Gómez a su paso por la localidad de A Peroxa.
Lluvia, barro y abandonos

Si la pasada edición el calor hizo mella en la prueba desde el primer kilómetro, en esta primera especial de la edición 51 del Rally de Ourense, la lluvia fue la protagonista.

La complicada A Peroxa, determinante siempre que se ha disputado, se convirtió en un pequeño infierno de 24 kilómetros para los participantes, que coincidieron en lo fácil que era cometer un error al estar la carretera completamente empapada y llena de zonas con barro, especialmente en las partes cubiertas por arboleda.

Y precisamente eso fue lo que causó el abandono de uno de los favoritos, José Antonio Suárez, que mediada la especial sufrió una salida de carretera que le dejó fuera de la competición. Este abandono complica sus opciones de luchar por el título, ya que a pesar de que se reenganchará a la prueba hoy, le será realmente complicado llegar a los puestos de cabeza.

En la especial, golpe en la mesa de Iván Ares, que a pesar de salir en sexto lugar tras no disputar el tramo de calificación, endosó 9.6 segundos a Miguel Fuster, segundo clasificado en el tramo.

A 22 segundos de la cabeza de carrera se situó el andorrano Joan Vinyes, uno de los veteranos de la prueba, con el primero de los vehículos de la categoría N5.

Por detrás, Surhayén Pernía y el alaricano Javier Pardo, mejor ourensano, que confesó una mala monta de neumáticos para el primer bucle, dejándose más de 40 segundos con la cabeza de la carrera.

Fran Cima, que debuta en el Nacional de rallys con el Renault Clio N5, se dejó 1:36.1 al estar reglado su vehículo para asfalto seco.

En la BkR2, la Copa Suzuki y la Dacia Sandero, mejores tiempos para Roberto Blach (que situó su Peugeot 208 R2 en el sexto lugar de la general), Fredy Tamés y el ourensano José Frade.

Diego Félix, visiblemente molesto con Toño Gómez al alcanzarlo en esta especial, fue undécimo, a los mandos del Mitsubishi Lancer Evo X. También rindió a un buen nivel a pesar de las malas condiciones climatológicas y verse perjudicado por una posición de salida muy retrasada, Emilio Vázquez, que acompañado por Héctor Rodríguez fue décimo noveno con el Citroën Zx Kit Car.


Niebla en la segunda pasada


Si en la primera pasada la lluvia fue protagonista, en la segunda se complicó todavía más con la aparición de la niebla, lo que puso a prueba todavía más la resistencia de los equipos presentes en la prueba,.

Un segundo paso por A Peroxa en el que Miguel Fuster reconoció haber corrido "el tramo de mi vida" y así lo reflejó el tiempo con su segundo scratch de la prueba hasta el momento.

Con un tiempo de 17:45.2, el piloto del Ford Fiesta R5 endosó 22 segundos a Iván Ares, visiblemente contrariado y sorprendido por el tiempo realizado por su máximo rival en la lucha del campeonato.

El tercer lugar de la clasificación en esta especial fue para Javier Pardo, que tras cambiar su elección de neumáticos fue capaz de superar a Surhayén Pernía, que afirmó a su llegada a meta que el tramo "parecía la Segunda Guerra Mundial".

El gran damnificado de este segundo paso por A Peroxa fue Joan Vinyes, que tras realizar un trompo se dejó casi dos minutos con la cabeza en un tramo que fue neutralizado debido a la salida de carretera sin consecuencias de Chema Reyes y José Vázquez Barrán en un Peugeot 208 R2.