ENTREVISTA - MOTOR

El ourensano César Rodríguez: "Queremos dar un paso adelante"

César Rodríguez, campeón de España de montaña de categoría 2, aspira a competir en la clase reina del Nacional a los mandos del nuevo Silver Car EF10

El ourensano César Rodríguez, con el Silver Car S3 con el que se impuso en el Nacional.
El ourensano César Rodríguez, con el Silver Car S3 con el que se impuso en el Nacional.
El ourensano César Rodríguez: "Queremos dar un paso adelante"

El fin de la temporada no detiene la ambición y las ganas de progresar de César Rodríguez, recientemente proclamado campeón de España de montaña en la categoría 2.

En su tercer año en el Nacional, el primero defendiendo los colores de Silver Car, el piloto de Pontedeva no solo ha conducido el monoplaza campeón, sino que se ha encargado de gran parte del desarrollo del nuevo modelo, el nuevo S3.

Como parte de la evolución del vehículo, el ourensano se desplazó el pasado fin de semana hasta el circuito Choqueiro para probar nuevos elementos mecánicos en el monoplaza. "En la marca tienen mucha confianza en el trabajo que hago. Ahora mismo estamos probando unos componentes nuevos que añadir al coche y si todo va bien se utilizarán la próxima temporada en todos los coches de la marca".

Sobre el nuevo Silver Car S3, que el ourensano estrenó con victoria en la última carrera de la temporada en Ordino (Andorra), César considera que "es el más fácil de pilotar de toda la categoría. Es un coche muy noble y fácil de conducir, que te avisa de todas sus reacciones y te permite ir rápido a cierto nivel, luego pelear por campeonatos es otro cantar. Son casi 200 caballos con una mecánica de origen Suzuki que dan unas sensaciones increíbles con unos costes muy asequibles".

El salto a la máxima categoría

En lo que será su cuarto asalto al Nacional de montaña, el piloto ourensano quiere más. "Creo que mi etapa en esta categoría (la CM), ha llegado a su fin. Llevo diez años compitiendo en este tipo de coches y creo que hay que cambiar un poco. Es el momento de dar un paso más e intentar lograr el título nacional con un coche más potente", afirma rotundo.

La elección natural es el nuevo EF-10, un monoplaza de 450 caballos en un motor turbo para apenas 500 kilos de peso. Enfrente, un grupo de rivales que no le pondrán las cosas nada fáciles. "En el equipo quieren que yo sea el piloto esta temporada. Tienen un coche muy bueno y a pesar de que hay rivales de gran nivel como Javier Villa, creemos que podemos luchar por el título. Ahora mismo estamos reuniendo apoyos para poner en marcha el proyecto. Es ambicioso y creo que podemos darle una alegría a los aficionados ourensanos si conseguimos el presupuesto".