MOTOR

Solo queda competir

Las verificaciones y la rueda de prensa marcaron las actividades del viernes en el circuito

Niclas Gronhölm, Timmy Hansen, Robin Larsson y Petter Solberg.
Niclas Gronhölm, Timmy Hansen, Robin Larsson y Petter Solberg.
Solo queda competir

Las verificaciones técnicas y la tradicional rueda de prensa previa al evento dieron el pistoletazo de salida a una nueva edición del Rallycross de Montalegre.
Rodeados de abundante público, algún instituto de la zona que no quiso perder la oportunidad de conocer a sus ídolos y con toda la estructura competitiva montada, los pilotos iniciaron los preparativos para una competición que parece que estará marcada por la lluvia.

El cielo encapotado sobre el trazado luso amenazaba las primeras gotas mientras ingenieros y deportistas reconocían el circuito a pie analizando los cambios con respecto a la pasada edición.

El más perseguido, Sebastien Loeb, que tras completar su paseo dejó a todos los aficionados (y algún periodista) satisfechos tras un selfie y un autógrafo. Eso sí, sin alterar su habitual rictus de seriedad que le caracteriza.

A las cinco en punto, mientras los menudos vehículos de la categoría S.1600 realizaban las verificaciones, turno para la rueda de prensa, en la que fueron protagonistas Niclas Gronhölm, Timmy Hansen, Robin Larsson y Petter Solberg.

Cada uno en su estilo, unos más locuaces que otros, fueron desgranando sus expectativas de cara al fin de semana, antes de pasar a descubrir el sorteo de la primera ronda de calificación (con la mayor parte de inscritos en la competición sentados entre la prensa), en la que todos destacaron la parte positiva de su posición de parrilla.

Al final, foto protocolaria, buen ambiente y el firme deseo de un fin de semana lleno de éxitos para todos.
Lamentablemente solo uno inscribirá su nombre en el palmarés de la cita portuguesa. Por delante, dos días de intensa competición y mucha adrenalina ante los 15.000 espectadores de Montalegre.