DESAPARICIÓN

La búsqueda del hombre desaparecido en Verín se centra en el Támega

La Guardia Civil enviará hoy a especialistas en actividades subacuáticas

La búsqueda fue cerca del río (Miguel Ángel).
La búsqueda fue cerca del río (Miguel Ángel).
La búsqueda del hombre desaparecido en Verín se centra en el Támega

A primera hora de la mañana de hoy se reestablecerá el dispositivo de búsqueda del varón residente en Queizás (Verín), Bernardo Vidal, desaparecido desde el mediodía del pasado jueves, después de comunicarle a su esposa que accedía al garaje para limpiarlo. 

Además de los efectivos de la Guardia Civil y de Protección Civil, se sumarán también especialistas en actividades subacuáticas del instituto armado después de que en la tarde de ayer se localizase una gorra del desaparecido en las inmediaciones del río Támega a su paso por la localidad y en una ubicación próxima al que fue en su día un chiringuito de la aldea.

Pasadas las cinco de la tarde, varios efectivos del Instituto Armado se dirigieron a la vivienda del varón para confirmar con su esposa Alicia que el atuendo de su indumentaria hallado en las proximidades del cauce del río le pertenecía.

Su mujer aseguró que, en efecto, la gorra hallada pertenece a su esposo Bernardo. Fue entonces cuando los diferentes efectivos que participan en su búsqueda decidieron centrar el operativo en las inmediaciones del lugar y determinaron que a lo largo de la mañana de hoy se sumen especialistas en actividades acuáticas por si el varón pudiese haber caído al río.

En las labores también han participado dos helicópteros y varios drones de la Axencia Galega de Emerxencias. 

Antecedentes

Los vecinos de Bernardo aseguran que, por su ligera demencia, no es la primera vez que desaparece de su domicilio, "aunque nunha ha estado tanto tiempo desaparecido como en esta ocasión", apuntan. El hombre, de 68 años, falta de su vivienda desde el pasado jueves al mediodía, poco después de que advirtiese a su esposa de que se dirigiría al garaje de su chalé para recogerlo.

En ese momento, cerró con llave la puerta principal del domicilio, dejando encerrada a su mujer, y abandonó su casa. 

Ayer por la tarde, varios miembros del grupo de gobierno verinense se dirigieron a la vivienda del desaparecido para interesarse por las labores de búsqueda y ponerse a disposición de su esposa: "É unha parella que viven sós, que non teñen fillos e quixemos facerlle saber á muller que o Concello se pón á súa disposición por se precisase algo", señaló el teniente de alcalde Diego Lourenzo Moura.