OBRAS

Comienzan las obras para "liberar" la iglesia de Verín

Los trabajos que se ejecutan dejarán totalmente diáfano el atrio, en el que no se podrá estacionar

Los trabajos de acondicionamiento del atrio de la iglesia parroquial comenzaron este miércoles.
Los trabajos de acondicionamiento del atrio de la iglesia parroquial comenzaron este miércoles.
Comienzan las obras para "liberar" la iglesia de Verín

El Concello de Verín acaba de iniciar una de las actuaciones urbanísticas más ambiciosas de todo su mandato. Después de las prospecciones preceptivas antes del informe de la Dirección Xeral de Patrimonio, comienza la reestructuración del entorno de la iglesia parroquial de la villa verinense, que la sacará de su actual encorsetamiento urbanístico y que la convertirá en un templo totalmente diáfano a los cuatro puntos cardinales. El propósito del actual grupo de gobierno es remodelar en su totalidad el recinto eclesiástico para permitir que los fieles, y aquellos que únicamente se acerquen a contemplar la iglesia, puedan recorrerla sin los impedimentos arquitectónicos de la actualidad.

Por el momento, los trabajos que ya han comenzado consistirán en la eliminación del actual estacionamiento existente en el interior del atrio y la adecuación de la fachada Norte y Oeste de la iglesia parroquial, para permitir el acceso a la práctica totalidad de los flancos.

Los operarios comenzaban en el día de ayer con la demolición del pavimento exterior de baldosas de piedra natural y el destoconado de los árboles que habían sido talados con anterioridad. Posteriormente, se llevarán a cabo las tareas de pavimentación y ajardinado del recinto. Para el primero de ellos, se construirá un solado de piedra granítica regular, que tendrá un máximo de 12 cms. de espesor. Las zonas ajardinadas contarán con el extendido de tierra vegetal arenosa y la formación de praderas con tepes precultivados. Aunque inicialmente se pretendía pavimentar la totalidad del atrio de la iglesia parroquial de Verín, indicaciones de la Dirección Xeral de Patrimonio recomendaron emprender una actuación menos drástica, persiguiendo que la estética final se integrase a la perfección dentro del núcleo y "respetando el entorno en el que se ubica", argumentaron.

Gerardo Seoane, el regidor, se mostraba ayer muy satisfecho por el inicio de unas obras "que cambiarán por completo la fisonomía de este templo, que creemos incluso que cuenta con parte del ingenio del arquitecto Vázquez-Gulías en una de sus torres, algo que su fundación está estudiando en estos momentos. Esta construcción se merecía un mayor mimo arquitectónico", dijo el primer edil.


Concurso de ideas para su entorno


Al tiempo que comenzaban las obras en las inmediaciones de la iglesia parroquial de Verín, el grupo de gobierno activaba la puesta en marcha del concurso de ideas para mejorar el entorno del tempo, contando con el beneplácito del obispado de Ourense y la colaboración del colegio oficial de arquitectos de Galicia. 

El pliego de condiciones, redactado hace casi dos años aunque su licitación permanecía en suspenso, establece las condiciones técnicas, jurídicas y administrativas de un concurso de ideas que tendrá como premio para el estudio de arquitectura vencedor la cuantía de 15.000 euros, con dos accesits de 5.000 euros para los dos mejores siguientes. 

Según el regidor, Gerardo Seoane, "buscamos al mejor diseño posible para la integración de la iglesia parroquial en el casco urbano de la villa, con comunicaciones a dos calles y a la plaza mayor. Deberá, como no puede ser de otra forma, respetar el entorno pero también proponer  la solución más idónea para las edificaciones que circundan al templo, que quizás deberán ser demolidos". 

Seoane confirmó que uno de los pactos del convenio con el obispado contempla la construcción de una residencia para sacerdotes en los terrenos aledaños, con acceso por la plaza de la Alameda.