TRÁFICO

El conductor de Verín responde de un homicidio imprudente

La instructora acordó la retirada del carné  y dos comparecencias mensuales en el juzgado

El joven, de azul, en el momento de acceder al juzgado. Su padre le precedía, en situación amenazante.
El joven, de azul, en el momento de acceder al juzgado. Su padre le precedía, en situación amenazante.
El conductor de Verín responde de un homicidio imprudente

En libertad pero imputado en un delito de homicidio por una imprudencia grave y con la obligación de personarse los días primero y quince de cada mes en sede judicial, además de verse privado de su permiso de circulación, abandonaba ayer al mediodía el joven Andrés L. A., de 26 años y vecino de Verín, el edificio de los juzgados de la villa tras prestar declaración desde las once de la mañana. Fue llevado por agentes de la Guardia Civil como detenido tras protagonizar, en la madrugada del miércoles al jueves en la localidad de Mourazos, un espectacular siniestro vial al volante de un Mercedes Clase C 220 que le costó la vida a su acompañante, natural de Verín aunque residente en Francia, José Manuel Yáñez Prieto, de 41 años. 

Según los primeros datos de la investigación, el vehículo circulaba a gran velocidad en dirección a Verín desde la frontera portuguesa. A las 03,50 horas, su conductor -triplicando la tasa de alcohol en aire aspirado- perdió el control, tomando la curva del punto kilométrico 6,600 de la Nacional 532 en línea recta e impactando, inicialmente, contra la pajea de hormigón de uno de los accesos a una finca. La brutalidad del impacto destrozó hasta tal punto el automóvil que seccionó los bajos del mismo y las piernas del ocupante, que víctima del golpe salió despedido para quedar tendido en posición decúbito supino en la cuneta de un camino adyacente a la vía principal. El servicio médico de urgencia solamente pudo certificar la traumática muerte del acompañante y atender de una lesión de escasa entidad en la pierna derecha al conductor del mismo, que se enfrenta, además, a la pena por un supuesto delito contra la seguridad vial por conducir con una tasa de alcoholemia punible. Los efectivos de la Guardia Civil también realizaron el test de consumo de drogas y una analítica en sangre al piloto del automóvil.


ALTERCADO A LA ENTRADA


El joven verinense acudía pasadas las 11,20 horas de la mañana de ayer a las dependencias judiciales para prestar declaración. Le acompañaba su padre, quien acabó increpando y atacando a un cámara de televisión que grababa en ese momento la llegada al juzgado.

El joven, con la cara tapada, acudió con lesiones de escasa consideración, algo que no se explica el responsable de Grúas Del Valle, que retiró el vehículo: "Es la primera vez en mi carrera que el conductor de un vehículo con ese impacto resulta prácticamente ileso cuando además el acompañante sufrió heridas de tanta consideración incompatibles con la vida". Apreciación que comparten los efectivos de Tráfico que acudieron al lugar.