La Confederación alertó del estado de los árboles podridos talados en Pazos

A la autorización de la hidrográfica de la cuenca del Támega se sumaron los permisos expresos de Medio Ambiente

Uno de los ejemplares talados en el área recreativa de Pazos.
Uno de los ejemplares talados en el área recreativa de Pazos.
La Confederación alertó del estado de los árboles podridos talados en Pazos

El Concello de Verín quiso ayer zanjar la polémica suscitada por la tala de dos árboles de gran envergadura en el área recreativa de Pazos, justificando su actuación tanto con imágenes evidentes del estado de podredumbre que presentaban ambos ejemplares en su interior como con las pertinentes autorizaciones de la Confederación Hidrográfica del Duero y de la propia Consellería de Medio Ambiente, en las que se reconoce expresamente que las dos unidades presentaban un estado incompatible con la seguridad de los usuarios del recinto lúdico.

Además, y para mayor abundamiento, desde el Concello señalan que "nese mesmo lugar caeu hai uns meses unha árbore de similares características, coa sorte de que o fixo na canle do río e non na área recreativa, lugar altamente frecuentado por xente de todas as idades".

Fue después de que varios vecinos advirtiesen al Concello de Verín del estado que presentaban cuando desde la concejalía competente se solicitó a los organismos correspondientes autorización para la tala, que concedieron reconociendo explícitamente el mal estado de las mismas y "que existe perigo de caída dos mesmos". Concluyen desde el Concello que "é necesario entender que a absoluta prioridade para esta institución é a seguridade".