MONTERREI

Detenido en Verín al acusarlo una menor por acoso sexual

La adolescente dijo que acabó dejando su empleo en un local por el comportamiento del investigado 

Un coche de la Policía Local y Guardia Civil, junto al Juzgado de Verín, que investiga los hechos.
Un coche de la Policía Local y Guardia Civil, junto al Juzgado de Verín, que investiga los hechos.
Detenido en Verín al acusarlo una menor por acoso sexual

Un trabajador de Verín, identificado como J.A.A., de 46 años y natural de Portugal, fue detenido el pasado miércoles por la Guardia Civil como presunto autor de un delito de acoso sexual a una menor de 16 años. La detención se produjo en el centro de la villa, después de que la joven denunciara los hechos en el cuartel de la villa.

El inculpado prestó a primera hora de la tarde de ayer declaración en el Juzgado de Instrucción de la villa y, según pudo saber este periódico, quedó en libertad aunque en calidad de investigado.

Ambos, según pudo saber este periódico, estuvieron en su momento vinculados laboralmente a un local de reparto de pan y bollería, entre otros productos, que abrió hace poco más de un año en el centro de la capital del Támega.

El detenido, al parecer, le propuso a su entonces compañera de trabajo una relación sexual, que la menor rechazó de plano, lo que derivó que continuara acosándole para que desistiera de su postura.


Negó los hechos


El investigado, según pudo saber este periódico, se sorprendió a la hora de ser detenido y negó los hechos durante el tiempo que estuvo en el calabozo, situado en los mismos bajos del edificio judicial. Ayer mantuvo se mantuvo en su postura ante la jueza, argumentando que mantenía una buena relación de trabajo y de amistad con la denunciante.

Sin embargo, esta sostiene la versión contraria. Al parecer, confesó el supuesto acoso sexual a sus familiares, que fueron los que decidieron acudir al cuartel a denunciar los hechos.

La Guardia Civil continuaba ayer recabando información con el objetivo de esclarecer la relación y el trato que mantenía el trabajador con la joven, que optó por desvincularse del negocio. El detenido tiene prohibido acercase o comunicarse a través de cualquier medio con ella.

El local pertenece a un industrial portugués, con domicilio en la misma "raia", donde tiene los hornos para elaborar el pan de forma tradicional, que posteriormente reparte en los pueblos lusos y los ourensanos cercanos a la frontera.El industrial comenzó a ampliar sus negocios hacia villas como Xinzo y Verín, abriendo nuevos negocios.