SUCESO

Muere una vecina de Cualedro en un incendio en su vivienda

Las llamas se originaron posiblemente en una manta eléctrica e inhaló monóxido de carbono

La casa en que ocurrió el incendio, situada en una margen del trazado antiguo de la carretera N-525.
La casa en que ocurrió el incendio, situada en una margen del trazado antiguo de la carretera N-525.
Muere una vecina de Cualedro en un incendio en su vivienda

Un vecina de Rebordondo (Cualedro), Josefa Campos Atanes, de 72 años, falleció ayer en un incendio que se originó en la habitación en que dormía, posiblemente a causa de una manta eléctrica. La alerta por incendio la dio su marido poco antes de las diez de la mañana al percatarse de un densa humareda dentro del inmueble. El hombre, jubilado tras ejercer de secretario municipal en los concellos de Maceda y Santa María de Oia (Pontevedra), dormía en una habitación del piso superior. Según pudo saber este periódico, el marido optó por ocupar otra habitación para no contagiar a su esposa con la gripe de que está aquejado.

Al lugar acudieron de inmediato Guardia Civil, bomberos de Verín, personal sanitario del Punto de Atención Continuada verinense (PAC), pero los efectivos, pese a los intentos de reanimación,  no pudieron hacer nada por salvar la vida de la septuagenaria.

Los bomberos apagaron el fuego, que carbonizó el colchón y la ropa de cama y causar daños en la habitación. Acto seguido,los efectivos extrajeron el humo que se acumuló en el interior de la vivienda para  después ventilarla. Al lugar también se desplazó la hija que tienen el matrimonio, que reside en el mismo pueblo de Rebordondo, y el alcalde del municipio, Luciano Rivera. Este último ofreció la  ayuda que fuera precisa a los efectivos de emergencia. "Es una familia excelente y no sé como se pudo producir el incendio", apuntó el regidor.

Las autoridades judiciales ordenaron sobre las once de la mañana el levantamiento del cadáver, que fue traslado al hospital para practicar la autopsia. El tráfico suceso conmocionó a la pequeña población, cuyos vecinos se congregaron en las inmediaciones de la vivienda, situada en una margen del trazado de la antigua carretera N-525. "Toda la vida trabajando y ahora que podía disfrutar, les pasa esto", apunta un residente.

El marido de la fallecida no resultó intoxicado, ni tampoco sufrió lesiones a causa del fuego, cuya hora de inicio aún está por determinar. Los restos  mortales de la fallecida recibirán sepultura hoy, a las cinco de la tarde, tras un funeral en la iglesia del pueblo.

Este es el quinto incendio urbano en esta semana en la provincia. Los otros fueron en viviendas de Lobios, Padrenda, Castrelo de Miño y en la ciudad.