MONTERREI

Un fuego en Verín cerca de nuevo el pueblo de Queirugás

Las llamas se declararon en Vilamaior y afectaron al monte que no ardió en el gran incendio de agosto

La Guardia Civil en una vía cortando el tráfico en la localidad de Queirugás.
La Guardia Civil en una vía cortando el tráfico en la localidad de Queirugás.
Un fuego en Verín cerca de nuevo el pueblo de Queirugás

Vilamaior (Verín) suma un nuevo incendio y van cuatro en este año. Las llamas, igual que en los anteriores, volvieron a poner en aprieto a los vecinos de la limítrofe localidad de Queirugás, llegando incluso a cortar la carretera que enlaza el pueblo con el resto del municipio y provincia. "Houbo un momento que pensei que o lume se metía no pobo e ardía algunha vivenda" lamentaba el primer teniente alcalde de Verín, Diego Lourenzo.

El fuego comenzó en esta ocasión pasadas poco antes de las cuatro de la tarde a escasa distancia del santuario de Os Remedios, igual que los tres anteriores. El fuerte viento que se registraba a esa hora en la zona facilitó la propagación en dirección a la localidad de Queirugás. "Ardeu o monte que non se viu afectado por o lume do pasado  agosto", añadió Diego Lorenzo. 

Los efectivos de la Consellería de Medio Rural están en alerta ante los sucesivos incendios que se registran en la zona y nada más detectar la humareda movilizaron a un total de 14 aeronaves, entre aviones y helicópteros, tres bulldozer, y varias brigadas forestales, que sobre las ocho de la tarde aprovechaban el trazado de la carretera N-525 para apagar las llamas. A esa hora, la superficie afectada ya superaba las 30 hectáreas. 

Piscinas municipales

Desde el Concello de Verín se facilitó a los técnicos de Medio Rural todos los lugares en los que las aeronave podrían cargar agua. En otro fuegos fue suficiente con el cauce del río Támega, pero la falta de lluvias provoca que discurra con poco caudal, por lo que los pilotos buscaron otros puntos llegando incluso a cargar agua en las piscinas municipales.

La densa humareda era perfectamente visible desde la autovía A-52, en la que Tráfico estableció un dispositivo dada la cercanía del fuego para evitar retenciones. 

Intensificación de la vigilancia en la zona

De los cuatro incendios registrados hasta ahora en Vilamaior, el del pasado 3 de agosto alcanzó la categoría de gran fuego al afectar a 1.370 hectáreas de monte arbolado y raso, pertenecientes a los municipios de Verín y Vilardevós.

Entonces, las llamas calcinaron el jardín de cuatro viviendas de Queirugás y obligaron a cortar durante una noche la autovía Rías Baixas y la carretera N-525.

La propia conselleira de Medio Rural, Ángeles Vázquez, aseguró que el fuego había sido intencionado. En su departamento también se volvía a  hablar de intencionalidad. Las fuerzas de seguridad e incluso los propios efectivos antiincendios intensificaron la vigilancia en torno a Vilamaior para sorprender al incendiario, pero las pesquisas  llevadas a cabo no dieron fruto.

Uno de los fuegos registrado a finales del pasado mes de julio obligó a intervenir a los bomberos al afectar a una nave con pacas de hierba y paja y alcanzar un depósito, que no llegó a arder, de combustible. Diego Lourenzo temía que aún se registren más incendios en el lugar y afecten a viviendas.