INVESTIGACIÓN

Investigan a tres jóvenes tras fallecer un octogenario en Laza

Dos son menores y hay diligencias abiertas tras atribuirles un delito de omisión del deber de socorro

Investigan a tres jóvenes tras fallecer un octogenario en Laza

La Unidad Orgánica de la Policía Judicial de la Guardia Civil mantiene una investigación abierta para esclarecer todas las circunstancias que rodearon el fallecimiento de un vecino de Cimadevila, en el municipio de Laza, Francisco Martínez Barreira, de 82 años, cuando se encontraba en compañía de dos mujeres menores y un joven de 20 años, todos con domicilio en el mismo municipio.

El cadáver del octogenario fue hallado el pasado día 11 de febrero. Los agentes, según pudo saber este periódico, ya tomaron declaración a las tres personas que se encontraban en la vivienda en calidad de investigadas como presuntas autoras de un delito de omisión del deber de socorro al comprobar que supuestamente no alertaron a los vecinos ni tampoco al personal sanitario cuando el fallecido comenzó a sentirse indispuesto para que fuera  trasladado a un centro médico.

El cuerpo sin vida del octogenario, que no presentaba signos de violencia, fue conducido al Hospital de Verín con el objetivo de practicarle la autopsia. De acuerdo con las informaciones que han trascendido, el fallecimiento fue atribuido inicialmente a causas naturales. La única anomalía era el elevado volumen de líquido que había en el estómago. El resultado fue remitido a un juzgado de Verín, que abrió diligencias inicialmente por un delito de omisión del deber de socorro.


Vigilante de canteras


El fallecido, que residía solo, aunque tiene familiares directos  en la misma localidad, trabajó durante años como vigilante en las canteras de pizarra de la cercana comarca valdeorresa, en la que vivió durante décadas.  Una vez que se jubiló regresó a su pueblo natal, en el que construyó una pequeña vivienda. 

Los agentes de la Guardia Civil abrieron un atestado para esclarecer la relación que mantenía con los investigados, sobre todo con las dos menores, y qué hacían estas en el interior del inmueble durante la noche. 

Durante las pesquisas, los investigadores ya comprobaron que los cuatro se estuvieron divirtiendo en la jornada anterior en varios locales de ocio del mismo municipio, en los que el fallecido estuvo consumiendo alcohol. Sobre la madrugada se desplazaron los cuatro a la vivienda de Cimadevila, donde fue hallado el cadáver.

La Guardia Civil precintó el mismo día 11 el inmueble y, posteriormente, realizó una inspección ocular con el objetivo de encontrar información que arrojara luz sobre lo sucedido en la casa antes de producirse el óbito.


Robo de dinero


Los investigadores no pasaron ya entonces por alto que el fallecido pudiera tener dinero en la vivienda, ante lo que inspeccionaron todos los lugares que podría haber aprovechado para guardarlo pero no encontraron ninguna cantidad, lo que  levantó sospechas de que pudiera haber sido víctima de un robo, cuestión que continúan investigando. También recaban datos entre los vecinos.

Las pesquisas también se centran en los ahorros que guardaba el fallecido en cuentas corrientes. Los agentes pretenden conocer si retiró sumas importantes de dinero con anterioridad y si tras su muerte fueron utilizados sus datos bancarios. 

Los investigadores  trabajan con total mutismo y mantienen abiertas todas las hipótesis. 


Visitas con anterioridad a la vivienda


Una de las dos menores ya estuvo con anterioridad con el fallecido en la vivienda de Cimadevila, donde los vecinos son reacios a hablar abiertamente de la muerte de Francisco Martínez y de las personas que solían frecuentar su  domicilio. "A vida particular é privada", apuntaba un residente, al tiempo que lo calificaba como "buena persona y trabajadora".

 Sin embargo, la noticia de su fallecimiento en compañía de los investigados se extendió como la pólvora por todo el municipio.

 El propio Concello de Laza, de acuerdo a la información que se ha ido conociendo, solicitó datos sobre la muerte del octogenario, aunque el mandatario local, José Ramón Barreal, declinó dar a conocer más detalles, argumentando que inicialmente se trata de una muerta natural y que ya es objeto de una investigación.