CONTAMINACIÓN

El río Támega arrastró el día del vertido hierro y aluminio

La presencia del primero de los metales pesados era 13 veces superior a la permitida por la normativa

El día 8 de mayo, pasadas las diez de la mañana, se tomaron las muestras de la contaminación.
El día 8 de mayo, pasadas las diez de la mañana, se tomaron las muestras de la contaminación.
El río Támega arrastró el día del vertido hierro y aluminio

Recibidos en el grupo de gobierno municipal los análisis y contranálisis del 8 de mayo del 2018, el siguiente al hipotético vertido en el río Támega tras la tormenta de esa misma tarde, no queda "ninguna duda", en palabras del regidor Gerardo Seoane, "de que la contaminación del agua estuvo provocada por la avenida del lodo proviniente de las obras de AVE", señala.

Las analíticas conocidas ayer revelan la existencia de metales pesados en el río, durante la mañana del 8 de mayo, ocho horas después de que tuviese lugar la tormenta registrada. La presencia de elementos contaminantes en el líquido elemento que no llegaron a consumir los verinenses porque desde que se tuvo conocimiento de la escorrentía el grupo de gobierno decidió utilizar el agua almacenada y no la que pudiese suministrar la potabilizadora de A Preguiza, era tal que los niveles de aluminio se situaron 7,5 veces por encima de lo permitido por el Real Decreto 140/2003, de 7 de febrero, por el que se establecen los criterios sanitarios de la calidad del agua de consumo humano. También se habían duplicado los índices límite de arsénico total, 0,021 mg/l y la presencia de hierro era un 1.300% superior a lo fijado por la normativa vigente.

Además de lo anterior, los resultados de las muestras arrojan "valores anómalos en los parámetros de color, sólidos suspendidos total y pH", concluyen.


Investigación abierta


La oficina del Defensor del Pueblo fue la última en sumarse a la investigación abierta por el vertido al Támega del pasado 7 de mayo. Antes habían sido los agentes del Servicio de Protección a la Natureleza de la Guardia Civil y la oficina técnica de la Confederación Hidrográfica del Duero, competente en el Támega, los que abrieron sus oportunos expedientes. El Concello de Verín, con todas las evidencias recabadas, estudia la posibilidad de plantear las acciones judiciales oportunas en busca del responsable de ese vertido, "que non é pola contaminación da auga en si, porque non se consumiu do río ese día, senon pola gravísima repercusión que tivo na microfauna do Támega, que foi brutalmente agredida e que tardará moito tempo en restablecerse", dijo Seoane.


Dos utes del ave sancionadas en 2015


UTE (Unión Temporal de Empresas) Laza y UTE Portocamba, dos de las entidades adjudicatarias de las obras del AVE en los municipios de Castrelo do Val, Laza y Vilar de Barrio, entre otros, ya fueron en el 2015 sancionadas con 2.000 y 4.000 euros, respectivamente, por contaminaciones directas a algunos de los arroyos próximos al área de actuación de ambas. En el caso de la primera, la Confederación Hidrográfica inició un expediente sancionador por "el enturbamiento del arroyo Agua Alta por un vertido no autorizado", después de las muestras obtenidas el 19 de septiembre de 2014. Multa similar fue incoada contra la segunda, en este caso, por incumplir la autorización de vertido sobre el cauce del Texeira. 

La situación de contaminación de las augas fue también denunciada en varias ocasiones por una asociación que se constituyó, precisamente, con ese único fin, el de evitar vertidos incontrolados de las obras del AVE. Salvemos o Támega. Adega-Monterrei intentó sin éxito reunirse con el alcalde de Laza, José Ramón Barreal Novo, después de comprobar e incluso contratar un perito externo que acabó por certificar contaminaciones de manera periódica. Días atrás enviaron una misiva al alcalde verinense mostrándole su apoyo.