ENTROIDO OIMBRA

En el tradicional “luns de adegas",el vino fue el acompañante perfecto

Los vecinos de Oímbra abrieron a los visitantes sus bodegas, bajos y garajes, para compartir manjares gastronómicos

Mucho baile en Oímbra.
Mucho baile en Oímbra.
En el tradicional “luns de adegas",el vino fue el acompañante perfecto

En Oímbra, tierra de vinos ubicada en la comarca de Monterrei, el lunes de Entroido se digiere entre tragos de vino. Los vecinos de la localidad, trasladaron ayer la fiesta a las bodegas, garajes y bajos incluídos, para conmemorar un día también bautizado como "luns de adegas".

Los vecinos llegaron equipados con sus imprescindibles cuncas colgadas del cuello con un cordelito y serigrafiadas con la leyenda "Entroido en Oímbra". Una vez abiertas las persianas y puertas de las bodegas, hubo tiempo para picotear y degustar los manjares culinarios a base de productos gastronómicos de cerdo y dulces típicos de la zona regados con un buen vino. Dispuestos a dar cabo de todo, los residentes se reunieron para brindar a la salud del Entroido, ataviados con sus disfraces.

Y se bailaron hasta los pasodobles, como vaticinó la charanga "Sorcha", encargada de amenizar la jornada junto con "Fuego".