ECONOMÍA

Verín prepara el pago de un millón de euros en facturas

Corresponden a deudas del año 2017 acumuladas por la implantación de la administración electrónica

Gerardo Seoane, alcalde de Verín, en una reciente comparecencia pública.
Gerardo Seoane, alcalde de Verín, en una reciente comparecencia pública.
Verín prepara el pago de un millón de euros en facturas

Los proveedores del Concello de Verín que tengan facturas pendientes de cobro del ejercicio en curso están de enhorabuena. El departamento financiero del consistorio prepara un pago, que tendrá lugar en las próximas semanas, de alrededor de un millón de euros. El montante se corresponde con la suma de aquellas facturas recibidas en el año en curso y que por la implantación de la administración electrónica y la carga de trabajo que soporta la intervención del consistorio no pudieron ser abonadas en los plazos establecidos por la ley. 

Ahora, la orden vía decreto desde la alcaldía ya está sobre la mesa del despacho del interventor municipal, que se prevé retorne a su puesto de trabajo después de una baja médica en los próximos días. "En cuanto se incorpore, será uno de los primeros cometidos que le encargaré, para liquidar la práctica totalidad del saldo de proveedores pendiente de todas aquellas facturas que ya han sido visadas y anexadas a las correspondientes partidas de gasto", asegura el regidor municipal, Gerardo Seoane, quien también retomará sus funciones como primer edil de la corporación el próximo lunes. 

El pago de las facturas del 2017 podrá realizarse después de que finalice el plazo de exposición pública del presupuesto de ese mismo año, que concluye la semana entrante. Una vez adquiera la condición de definitiva su aprobación, el interventor podrá autorizar la secuencia de transferencias a todos los proveedores incluidos en la relación. 

El propio Gerardo Seoane lamentó los retrasos, "que a veces son producidos por cuestiones puramente administrativas y no de falta de liquidez, como es el caso de Verín. Acabamos de ingresar el cobro del impuesto de bienes inmuebles, y en estos momentos contamos con alrededor de tres millones de euros en nuestras cuentas para poder afrontar los pagos pendientes del ejercicio", señaló.

El objetivo, liquidar la deuda antigua

Según informa el propio alcalde, con el pago de las facturas acumuladas del 2017 no se dejarán las cuentas de proveedores totalmente liquidadas. Restará un saldo aproximado de unos 200.000 euros correspondientes a ejercicios anteriores, fundamentalmente al del 2016, que aún no ha sido liquidado por los servicios de intervención. Como así explicó el regidor, "resta realizar la liquidación de todas las partidas y formular las oportunas compensaciones entre unas y otras, sobre todo entre aquellas que se han excedido en gasto con las que se han quedado por debajo del límite presupuestado".

En todo caso, afirma Seoane Fidalgo, "la intención del grupo de gobierno es llevar a cabo también esa tramitación lo antes posible para situar a la deuda con proveedores en la más mínima expresión".