Mundial Rusia 2018

TELÉFONO ROJO

"A 'belgalega' non tivo agasallo"

Hablamos del Mundial con... Ana Miranda, diputada del BNG en el Parlamento Europeo

Una aficionada belga y Ana Miranda
Una aficionada belga y Ana Miranda
"A 'belgalega' non tivo agasallo"

Ana Miranda caminará hacia su casa de Bruselas mientras su hija Xulia celebra a 1.824 kilómetros de distancia su "cumplepartido" en La Bolera de Cuntis con la camiseta de Hazard que le pidió con insistencia antes de que comenzase el Mundial puesta. "Sempre di que é 'belgalega". Xulia nació un 10 de julio de hace 15 años en la capital belga y sede de las instituciones europeas cuando su madre trabajaba como asesora de Camilo Nogueira, europarlamentario por el BNG . "Eu non son nada futbolera, nin sequera fun ver á selección galega cando xogou, pero ela saíu forofa e non se perde un partido de Celta", comenta Ana Miranda con resignación. Su única experiencia con el ritual fue en el estadio Balaídos al que la llevaron para presenciar el Italia-Camerún del Mundial 82 cuando tenía once años. "Fomos a familia enteira e o único que lembro e a miña avoa Lela berrando 'espagueti contra Cola-Cao".

La europarlamentaria recibe la llamada del teléfono rojo del Mundial saliendo de una reunión. En la comisión a la que ha asistido se ha encontrado con compañeros de escaño luciendo bufandas o camisetas tanto de Bélgica como de Francia. Pide VAR con la pregunta sobre si hay muchas patadas en el Parlamento Europeo. "Eu non teño ningunha cultura futbolística e a vida castigoume cunha filla futbolera", tira de retranca. Mientras habla por teléfono se cruza con el francés Alain Cadec, presidente de la comisión de Pesca, que le confirma que va con prisa para no perderse el partido de semifinales del Mundial. Momentos después, la eurodiputada del BNG ayudará a una persona invidente a bajar unas escaleras según puede escucharse al otro lado de la línea. A los que la conocen no les sorprenderá el gesto de una mujer amable sin forzarlo. A ella la justa futbolística entre vecinos le da igual. "Aínda que prefiro que gañe Bélxica logo de tantos anos vivindo aquí e tamén porque se están portando ben na defensa da democracia e da liberdade das persoas", comenta nada más recuperar la charla. 

"Será inevitable non entararse do que pase". Porque las terrazas y plazas de Bruselas estarán aborratas de aficionados con el pálpito acelerado por lo que esté sucediendo en San Petersburgo. En esta ocasión Ana Miranda podrá pasear sin detenerse delante de las pantallas. Hace cuatro años, Xulia insistía en bajar a la calle para notar el calor de los aficionados durante los encuentros del Mundial que se celebró en Brasil. "Eu tiña que levar un libro para non aburrime". Pero hace tres decidió regresar con su hija a Vigo ya que en las elecciones europeas de 2014 la lista de Los Pueblos Deciden, coalición formada por el BNG, Euskal Herria Bildu y otras fuerzas nacionalistas de Asturias, Canarias y Aragón, sólo consiguió un representante. El escaño rotatorio fue ocupado primero por Josu Juaristi y ahora es defendido por Ana Miranda, que prefiere desplazarse sin mover a la familia. Xulia va a comenzar cuarto de ESO  y juega al baloncesto, aunque no se pierde un partido en Balaídos. "É das que espera a saída dos xogadores para animalos", confiesa la perpleja madre. 


Día especial


Como ayer se trataba de un día especial quiso reunir a sus amigos para ver una semifinal de altura mientras celebraba su aniversario en Cuntis, donde pasa unos días del verano, con la camiseta de Hazard vestida. "Se gaña Bélxica será o mellor agasallo de aniversario para a 'belgalega' no 'cumpleparti", avanza Ana Miranda divertida por una conversación sobre un tema que no esperaba. Pero ganó Francia y la 'belgalega' se quedó sin el regalo deseado. La generación de oro del fútbol belga entrega la cuchara. Francia presenta la candidatura para recuperar el cetro con su insolente juventud. No ardió Bruselas ni Cuntis, lo hizo París.