TELÉFONO ROJO

Pachi Vázquez: "El fútbol es una parte de mí"

"El Mundial está siendo distinto, muy físico; España puede decir algo si le echan una mano a Iniesta", explica Pachi Vázquez en una charla balompédica sobre Rusia 2018

Vida (i) y Versaljko (d) celebran la victoria de Croacia ante Argentina y una imagen del protagonista del Teléfono Rojo, el socialista Pachi Vázquez.
Vida (i) y Versaljko (d) celebran la victoria de Croacia ante Argentina y una imagen del protagonista del Teléfono Rojo, el socialista Pachi Vázquez.
Pachi Vázquez: "El fútbol es una parte de mí"

El fútbol ha marcado a Pachi Vázquez desde que abandonó la cuna para saltar a jugar en el campo de la vida. Lo bautizaron con el nombre de Manuel, pero cuando comenzó a patear la pelota para todos los vecinos de O Carballiño pasó a ser Pachi. "Me lo pusieron por Pachín, aquel mítico lateral del Real Madrid, y ya me quedó Pachi. Cuando era alcalde vino el Real Madrid de veteranos y me hice unas fotografías con él". Pero Pachi no era un recio defensa, sino un sutil interior a la manera del alemán Mesut Özil, según la confidencia de Miguel Santalices, presidente del Parlamento de Galicia, al teléfono rojo del Mundial. Los dos coincidieron en el equipo de la Facultad de Medicina, aunque después en política uno se decantó por la camiseta del PSOE tras rodarse con la del CDS y el otro por la del PP. "Miguel es amigo y me quiere bien, pero es muy exagerado porque yo jugaba mucho, cuando era joven mejor y después como podía, pero no bien. Eso sí, disfruté muchísimo". 

Cuando se enroló en el equipo de la facultad para servir goles en bandeja al delantero Santalices después de atravesar el campo regateando, "porque era muy generoso", según el ariete, llegaba del Arenteiro que en aquella época militaba en Tercera. Años más tarde acabaría siendo presidente del club. "Durante la etapa universitaria jugué en todos los equipos de la zona de Santiago. En Bastavales, Padrón, Silleda... Cobrábamos poco, pero era de mucha ayuda", recuerda Pachi Vázquez con nostalgia. Tanto le gusta la pelota que estuvo en los campos hasta casi cumplir el medio siglo de vida. Fue diputado del Parlamento de Galicia varias legislaturas, alcalde de O Carballiño entre 1995 y 2005, conselleiro de Medio Ambiente del Gobierno bipartito entre 2005 y 2009 y secretario xeral del PSdeG entre 2009 y 2013, político impenitente pero siempre futbolista. "El fútbol es una parte de mí muy importante. Ya estaba casado y ejercía como médico y continuaba jugando". Y claro que también soñó con jugar un Mundial o en llegar a profesional, pero reacciona con humildad ante las consideraciones del presidente de la Cámara gallega sobre su calidad y sus posibilidades de éxito. "Para una persona que se ha pasado toda la vida en un campo imagínate lo que sería disputar un campeonato del mundo o jugar en una categoría superior. Sería un lujazo, pero... No le hagas caso a Miguel. Lo dice porque es amigo".

Se impone el juego limpio entre rivales electorales, aunque ahora a Pachi Vázquez le toca chupar banquillo político. Se ríe. "La suplencia era un horror, quería estar siempre en el campo, pero también chupé mucho banquillo, eh". El paso atrás, porque las botas sólo las colgará cuando le toque dormir en un cajón, le permite disfrutar de su profesión como médico epidemiólogo, devolver tiempo a la familia que le sisó el fútbol y la política y ver el Mundial. 


"Un Mundial distinto"


"Lo estoy siguiendo, sí, y me parece un Mundial distinto en el que se está imponiendo el fútbol físico. Las selecciones que se consideraban inferiores han llegado muy preparadas físicamente y han incrementado la calidad. Se está viendo que se le suben a las barbas de cualquiera, por lo que está resultando una competición muy transversal y equilibrada. Ya has visto que Brasil estuvo agonizando hasta el descanso contra Costa Rica". Pachi Vázquez avisa de las opciones de Croacia, aunque no tiene un claro favorito para levantar el título. "Soy del que juega bien". A España tampoco la descarta. "Los ciclos de la victoria no son interminables y venimos de uno con el que ni nos atrevíamos a soñar. Pero si se centra un poco en el medio del campo o, dicho de otra manera, le echan una mano a Iniesta, España puede tener mucho que decir". Palabra de Pachi, futbolista.