Mundial Rusia 2018

TELÉFONO ROJO

"El Mundial de los entrenadores"

Hablamos del Mundial con... Fernando González Laxe, expresidente de la Xunta de Galicia

A la izquierda, Mbappé y Deschamps; a la derecha, González Laxe.
A la izquierda, Mbappé y Deschamps; a la derecha, González Laxe.
"El Mundial de los entrenadores"

En un Mundial en el que la clasificación de Japón para octavos de final se decidió por haber recibido dos tarjetas amarillas menos que Senegal, la llamada final de consolidación para repartir el tercer y cuarto puesto no tiene mucho sentido. No es final y el desconsuelo del que palma es similar al de un partido amistoso. Fernando González Laxe, presidente de la Xunta entre 1987 y 1990, reconoce que ha pasado "una tarde sabática en temas de deportes". Ni siquiera ha podido ver a Rafael Nadal caer a lo grande contra Djokovic en las semifinales de Wimbledon poco después de que Bélgica se adelantase en el marcador. "Me ha tocado vigilar a mis dos nietos en la piscina, mañana –por hoy– me tocará sesión de fútbol". 

El interés por los deportes y sus cualidades atléticas han pasado desapercibidas ante la actividad política como presidente de la Xunta, diputado en el Parlamento de Galicia, senador y presidente de Puertos del Estado en el último Gobierno de Zapatero; o su carrera como catedrático de Economía Aplicada en la Universidad de A Coruña y como experto en asuntos marítimos. Por piernas consiguió una beca para afrontar tres cursos universitarios . "Corría medio fondo, 800 y 1.500 metros, y me pagaban la matrícula, la estancia y la manutención a cambio de hacer unas marcas para renovar la beca. Era bueno, sí". También corrió para llevar al PSOE a la presidencia de la Xunta impulsado por una moción de censura a Gerardo Fernández Albor, fallecido esta semana. Tenía 35 años. Albor fue su predecesor, Fraga su sucesor. Se podría pensar que Fernando González Laxe tocó la cima demasiado pronto. "Pronto si lo comparo con Fraga o con el mismo Albor. Somos de generaciones distintas, pero a mí me llegó en mi generación. Nosotros éramos unos jóvenes maduros. Nos faltó completar la segunda parte, fue como si el partido se hubiese interrumpido por una tormenta, y a Fraga le sobró el segundo tiempo". Sostiene que si el León de Vilalba "no llega a ganar, Galicia estaría en la media de la Unión Europea", pero los votantes decidieron cambiar juventud por arrugas y ahora ya no tiene remedio como una pelota que se estrella en el palo. 

Jugó durante dos temporadas en el Vendaval de A Coruña, pero lo cambió por el atletismo al darse cuenta que difícilmente podría emular a sus dos ídolos: "Era muy forofo de Ladislao Kubala y del coruñés Luis Suárez". De los futbolistas actuales se queda "con la elegancia de Iniesta, porque reúne muchas de las cualidades que debe tener una persona y un profesional del fútbol". Fernando González Laxe ha seguido el Mundial con interés y cree que "ha cambiado mucho la manera de jugar respecto al anterior. Se juega mucho más rápido y la defensa tiene un papel trascendental". 


Balón parado


"Y sobre todo han cambiado los entrenadores, ahora son mucho mejores. Más del 60 por ciento de los goles han sido a balón parado. Quiere decir que ha funcionado la estrategia y que los equipos están muy trabajados tácticamente. Éste es el Mundial de los entrenadores". Pero no de todos. Bélgica, que firmó su mejor actuación de la historia al imponerse a Inglaterra, ha destacado por su interpretación del arte del contrataque. "Y España ha sido la gran decepción. Creo que el seleccionador que se hizo cargo no es bueno o se ha quedado desfasado respecto a lo que se está jugando en este Mundial, pero es una opinión de aficionado. No soy un técnico ni un experto, pero tengo muchas horas de fútbol". Para la final de hoy no tiene un pronóstico claro: "Por un lado me gustaría que ganase Francia por la profesionalidad de sus jugadores, pero tampoco me disgustaría que un país nuevo se sumase al elenco de los históricos del fútbol". Medio mundo pendiente.