Mundial Rusia 2018

TELÉFONO ROJO

"En el fútbol se ve al tramposo"

"El Mundial también me emociona porque no soy de hielo, tuve un buen disgusto cuando eliminaron a España", responde Antía Cal, pedagoga que revolucionó la enseñanza con la Escuela Rosalía

 

Antía Cal a la izquierda y  la derecha Perisic besando la cabeza del goleador Vida en las semifinales del Mundial ante Rusia.
Antía Cal a la izquierda y la derecha Perisic besando la cabeza del goleador Vida en las semifinales del Mundial ante Rusia.
"En el fútbol se ve al tramposo"

Hay personas que en el partido de la vida contribuyen a levantar  una sociedad más justa y mejor sin pasar la factura del aplauso. Se trata de auténticas figuras que no necesitan aspavientos para dejar una obra imborrable. El teléfono rojo tiene la chorra de situar al otro lado de la línea a verdaderos 'cracks' con el pretexto de charlar un rato sobre fútbol y el Mundial que se disputa en Rusia. El resultado es impredecible como una tanda de penaltis. "Le pido paciencia conmigo porque no tengo el oído demasiado bien". Pero la cabeza de Antía Cal continúa trabajando con una solidez pasmosa a sus 95 años. 

Licenciada en Geografía e Historia y pedagoga por vocación o devoción, según se quiera contemplar su obra, Antía Cal revolucionó la educación gallega al fundar la Escuela Rosalía de Castro en Vigo en 1961. Tita, como la llaman cariñosamente, decidió impulsar en plena dictadura una educación laica, con aulas mixtas y en la que las materias se impartían en castellano, inglés y gallego. Se trata del primer centro trilingüe de Galicia y su método docente se convirtió en un arcoíris durante un tiempo gris. La alegría desterró al palo para conquistar a los cativos con la letra.  

"Me gusta el fútbol porque en ese deporte se ve el que juega limpio y el que es un tramposo", sorprende al chófer de anécdotas a la primera pregunta. Neymar, Cristiano Ronaldo y todos los futbolistas que acostumbran a exagerar las entradas de los rivales con la intención de engañar al árbitro tendrían que haber asistido a la escuela  de Tita para espantar un comportamiento indeseable que al final se vuelve en su contra. Neymar es el jugador que más entradas ha soportado en el Mundial, pero en el partido decisivo contra Bélgica no le señalaron alguna que parecía clara porque también a Pedro lo dejaron de creer por repetir la mentira del lobo. "Yo a mis niños los animaba a practicar un deporte que enaltace, pero les pedía que fuesen limpios y no hiciesen trampas. No tengo noticias de que me haya salido algún tramposo", añade con tono de guasa. 

Casada con el oftalmólogo Antón Beiras, hermano del padre de Xosé Manuel Beiras, existe un documental dirigido por Miguel Piñeiro que repasa su vida tirando del hilo de la correspondencia entre la pareja. Es un trabajo delicioso bajo el título 'La palabra justa', un juego que la protagonista de la historia le hacía a sus alumnos al terminar el día. Tenían que apuntar en un papel el resumen de lo que habían aprendido en pocas palabras y mejor si era en una. Las respuestas se mostraban en la pared y entre todos elegían la mejor para aprender a sintetizar y a trabajar en equipo mientras se divertían. Ahora le toca a Antía Cal someterse a la prueba para definir el futbol. No duda: "Jugar limpio, porque en el fútbol se aprecia muy bien la nobleza. 


"EL MUNDIAL ME EMOCIONA"


Tita no es ajena a lo que sucede en Rusia. "El Mundial también me emociona porque no soy de hielo", comenta. "Yo siempre deseo que jueguen limpio y que gane España". Pero la selección, que tenía que estar anoche disputando el último bocado de los cuartos contra Croacia, ya está en casa por los penaltis y un pésimo partido contra el equipo anfitrión. "Lo sé y tuve un buen disgusto", añade. Inglaterra se deshizo por la tarde de Suecia en un partido apropiado para una buena siesta y los croatas se jugaron el pase en la ruleta de los penaltis que esta vez no fue rusa. 

Francia se enfrentará a Bélgica para buscar billete para la final e Inglaterra se medirá a Croacia con la intención de seguir tarareando la cantinela de que "el fútbol vuelve a casa", como entonan los aficionados. Cuatro candidatos para reinar en el planeta fútbol."Le voy a ser sincera, que gane el mejor". Y con juego limpio.