Mundial Rusia 2018

TELÉFONO ROJO

Miguel Ángel Viso: "¡Jesús! Vaya Mundial"

"Antes era 'maradoniano' porque realizaba cosas increíbles, pero ahora no es precisamente un referente", confiesa el diputado ourensano por el PP en el Congreso ante la última imagen del astro argentino en el Mundial de Rusia

El defensa brasileño Thiago Silva agradece a Dios el segundo gol marcado ante Serbia.
El defensa brasileño Thiago Silva agradece a Dios el segundo gol marcado ante Serbia.
Miguel Ángel Viso: "¡Jesús! Vaya Mundial"

El billete agónico de Argentina para octavos sorprendió a Miguel Ángel Viso saliendo del Congreso de los Diputados. "Nos metimos en un bar para ver los últimos diez minutos de lo que pudo ser un asunto de Estado", bromea. No se considera un futbolero apasionado, pero reconoce que "el Mundial va más allá de que te guste el fútbol o no. Lo estoy siguiendo y me parece excesivamente emocionante".

El diputado del PP por Ourense está saliendo de la Cámara cuando recibe la llamada del teléfono rojo. La sesión de control al presidente –"ahora es Pedro Sánchez, no te vayas a equivocar"– y el pleno se han alargado más de lo previsible. Alemania juega a la ruleta rusa contra Corea del Sur mientras él camina hacia a algún restaurante para comer a deshoras o a la hora de la merienda con el pensamiento ocupado por otras convulsiones. "Estamos en un momento de muchas emociones. Hace poco más de 15 días éramos Gobierno y ahora somos oposición. También estamos inmersos en unas primarias que es algo novedoso para nosotros, pero de las que saldremos más fortalecidos para recuperar el gobierno. Tenemos muchos temas para hablar, pero sí es cierto que el fútbol a veces sirve como vía de escape".

Miguel Ángel Viso se ha jugado la tarjeta amarilla porque la normativa del teléfono rojo es clara sobre el desarrollo de la conversación, aunque el chófer de anécdotas decide ser permisivo sin necesidad de consultar al VAR. Su señoría ha rectificado a tiempo y además ha elegido una etapa de sobresaltos para cambiar su plaza de ingeniero técnico en la Consellería de Medio Rural y la presidencia del Consello Regulador da Denominación de Orixe Ribeiro por un escaño. Dos legislaturas en dos años y medio, con dos mociones de censura, una fallida y otra aprobada, como si se tratase de un partido de este Mundial. A Viso le gustan más las motos que el fútbol porque era "casi una obligación" para desplazarse desde Arnoia en sus años mozos, pero la política actual es invasiva con las aficiones. "A mí me encanta salir en moto cuando tengo un rato, pero el otro día fui a encenderla y estaba sin batería porque llevaba cinco meses parada. Eso quiere decir que no tienes tiempo". 
Militó en los juveniles del Arnoia pero nunca aspiró a dedicarse al fútbol. "Jugaba por hacer deporte, pero ni se me pasó por la cabeza. Como era alto me ponían de defensa y tenía que subir a rematar en los saques de esquina y esas carreras agotaban. Cuando me fui a estudiar a Lugo lo dejé definitivamente", añade. Y también estaba la faena de las duchas para sacudir la tentación futbolística. "El que llegaba primero o segundo se duchaba con agua templada, pero el resto se congelaba en invierno con aquellos calderines... Aún recuerdo el frío que pasé".


Antes Maradoniano


Antes es era "maradoniano porque realizaba cosas increíbles y ganó un Mundial haciendo bueno a un equipo entero, pero ahora no es precisamente referente, sino un mal ejemplo". Por Diego se hizo del Barcelona y ya nunca cambió de camiseta, aunque tampoco le hizo falta porque contempla el fútbol de manera desapasionada. "Me encanta la frescura de Isco y el Mundial que está haciendo. Yo sigo apostando por España. Parece que está bien Francia, pero nosotros tenemos un equipo fantástico. Se habla de lo que está fallando la defensa, pero quizá son los cuatro mejores del mundo. Tampoco Messi, que marca la diferencia en cualquier momento, está haciendo el torneo que se esperaba". 

A Miguel Ángel Viso no le ha dado tiempo a encontrar un bar en el momento en que Alemania recibe el primer gol. La campeona del mundo cae en primera ronda. No sucedía desde 1938 cuando se disputaba una fase de eliminación directa a partido único. Corea del Sur marca el segundo. "¡Jesús! Vaya Mundial", dice en un mensaje.