HURACÁN

Florence toca tierra en Carolina del Norte y deja a 180.000 hogares sin luz

Las autoridades han pronosticado que el huracán podría matar a "mucha gente" y que las inundaciones podrían llegar a ser "catastróficas". Además, hay dos huracanes más en el Atlántico, como ya pasó en el año 2017

Florence toca tierra en Carolina del Norte y deja a 180.000 hogares sin luz

El monstruoso huracán Florence ya ha tocado tierra en la costa Este de Estados Unidos con categoría 1 pero con un tamaño descomunal y asociado a fuertes vientos y gran cantidad de agua. Carolina del Norte verá el equivalente de hasta ocho meses de lluvia en tan solo un lapso de dos a tres días.

El lento movimiento de la tormenta y las fuertes lluvias que se prevén que azoten la zona durante varias jornadas, han llevado al gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper, a advertir a la población sobre el desastre que van a vivir de manera inminente. De hecho, las autoridades han pronosticado que Florence podría matar a "mucha gente" y que las inundaciones podrían llegar a ser "catastróficas".

Ya se habla de los "mayores daños históricos" y eso que aún está comenzando a castigar la zona. Más de 80.000 personas ya estaban sin electricidad justo cuando Florence comenzó a sacudir la costa en la madrugada del jueves. Las compañías eléctricas han dicho que temen que hasta tres millones de hogares y empresas puedan quedarse sin suministro durante semanas. Muchas gasolineras ya carecen de combustible.

Además, aunque 1,7 millones de ciudadanos han recibido órdenes directas de evacuación, se desconoce cuántos han incumplido la advertencia y se han quedado en sus casas desafiando el peligro.


Según los meteorólogos, el gran tamaño de la tormenta y la lentitud de su avance pueden causar un daño "épico", similar al que padeció Houston con el paso de Harvey hace poco más de un año


Para el gobernador Cooper, sobrevivir a la tormenta será "una prueba de resistencia, trabajo en equipo, sentido común y paciencia".

Algunas zonas de ambas Carolinas están ya inundadas tras las intensas lluvias y las marejadas ciclónicas pronosticadas pueden elevar el nivel del mar hasta en cuatro metros. Algunos ríos verán sus flujos invertidos y por ello, las personas que habitan cerca de ríos, arroyos o tierras bajas son las que se enfrentan a un mayor riesgo.

Más de 10 millones de personas están amenazadas por Florence, que se mueve hacia el oeste a solo nueve kilómetros por hora.


Los expertos temen que si Florence no destruye las casas frente al mar encaramadas en zancos a los largo de la línea costera de las dos Carolinas, sí puede hacerlo un aumento del nivel del mar


Los equipos de rescate de diversos estados del país están preparados para actuar y trasladarse a las áreas dañadas cuando sea seguro hacerlo.

No sólo las personas están en peligro. Alrededor de 1.600 animales del zoológico de Carolina del Norte han tenido que ser trasladados a zonas de interior o han sido resguardados para una mayor seguridad.

Lo curioso de esta enorme tormenta es lo inusual del tamaño y la zona en la que se ubica. Y es que, si mantiene el camino que prevén los expertos, `Florence` será la primera gran tormenta en tocar tierra tan al norte de EEUU.


Tres huracanes alineados en el Atlántico como en 2017


También los orígenes son inusuales. Se desarrolló más al norte y al este en el Atlántico de lo que normalmente se espera de una tormenta que llega a Estados Unidos.

Además, hay tres huracanes, incluido Florence alineados en el Atlántico al mismo tiempo como ya sucedió en 2017 con Irma, Harvey y María que afectaron a Florida, Texas y Puerto Rico respectivamente.


Filipinas se prepara para un super tifón


Al otro lado del planeta, otro ciclón monstruoso se espera que llegue el Norte de Filipinas el sábado y ponga en riesgo la vida de miles de personas. Su nombre es Mangkhut.

Este tifón, de categoría 5, tiene vientos que superan los 265 kilómetros por hora y ráfagas que llegan a los 325 Kph.

La lluvia que arrastra, unida a los intensos vientos, pueden desencadenar deslizamientos de tierra e inundaciones repentinas en numerosas aldeas costeras poniendo en riesgo cientos de miles de vidas.

Mangkhut, es la decimoquinta tormenta de este 2018 en llegar a Filipinas, que generalmente se ve afectada por unas 20 cada año.

Este tifón, que tiene la máxima categoría, recuerda al tifón `Haiyan` que en 2013 provocó más de 7.300 muertos o desaparecidos y desplazó a más de 5 millones de ciudadanos en el centro de Filipinas.

Las autoridades temen particularmente las inundaciones y los deslizamientos de terreno en poblados cuyas construcciones encima son muy precarias.

Las pequeños pueblos de pescadores son muy vulnerables también a los vientos violentos y a las enormes olas que se abaten sobre la costa.

El archipiélago filipino es golpeado cada año por numerosos tifones que causan centenares de muertos y agravan la pobreza de millones de personas.