CONFLICTO BÉLICO

Fuerzas iraquíes luchan contra los últimos yihadistas del EI en el oeste de Mosul

El oeste es el último reducto de los radicales en la urbe que conquistaron hace tres años

Varios soldados iraquís con una bandera.
Varios soldados iraquís con una bandera.
Fuerzas iraquíes luchan contra los últimos yihadistas del EI en el oeste de Mosul

Las fuerzas iraquíes se enfrentan a lo que queda del grupo terrorista Estado Islámico (EI) en el casco antiguo de la ciudad septentrional de Mosul, el último reducto de los radicales en la urbe que conquistaron hace tres años.

Un comandante de la Policía Federal, Yusef Ahmed, dijo que sus hombres y el cuerpo policial de Respuesta Rápida, apoyados por efectivos de la división blindada IX del Ejército iraquí, irrumpieron en el distrito de Bab Lakash, situado en el sur del casco antiguo de Mosul, "tras una resistencia feroz" del EI.

Aseguró que combatieron en las zonas de Bab Al Yadid, Bab Al Beid y Bab Al Tub y que liberaron partes de una calle en la que hay tiendas, un mercado popular y casas antiguas.

Explicó que las tropas mataron a varios francotiradores, mientras que las unidades castrenses entraron a pie en los callejones del casco antiguo, ya que por la estrechez no pueden acceder los blindados.

El grupo terrorista había colocado cientos de artefactos explosivos en las viviendas que se encuentran en las entradas sur de las zonas antiguas, precisó.

Por su parte, el comandante de la Policía Federal Raid Shaker Yaudat indicó en un comunicado que ese cuerpo sigue limpiando callejones y casas y que avanza hacia sus "objetivos" en el casco antiguo, apoyado por la vigilancia aérea de la coalición internacional que lidera Estados Unidos.

Según Yaudat, los policías mataron en las últimas horas a veintisiete terroristas y destruyeron tres vehículos bomba y seis motocicletas del EI.

Puntualizó que sus hombres se encuentran en el eje norte y que llegaron desde el oeste a las orillas del río Tigris, que divide la ciudad de Mosul en dos, de norte a sur.

Además, añadió, impusieron un cerco en el Hospital Republicano en el Barrio de Al Shefaa, el único que queda en manos de los terroristas fuera del casco antiguo.

En este sentido, Asaad Kadem, responsable de información de la IX división blindada del Ejército, declaró a Efe que sus tropas, junto con otras fuerzas, recuperaron la parte meridional del distrito de Al Shefaa.

También señaló que ya han conseguido controlar por completo el quinto puente, que atraviesa desde el oeste al este la urbe.

Las fuerzas castrenses han controlado en Al Shefaa el castillo de Bashtabia, una cárcel de menores, el edificio del Departamento de Sanidad de la provincia de Nínive, cuya capital es Mosul, y la iglesia de la Virgen María, así como almacenes de medicamentos y una fábrica de vehículos explosivos.

Durante la operación mataron a veintitrés hombres armados, detalló Kadem, mientras que la aviación de guerra abortó un intento de infiltración por parte de los yihadistas, a través del Tigris, que intentaban huir para llegar al sur de la mitad occidental de la ciudad, que fue el principal feudo de los terroristas en Irak.

Respecto al eje norte y noroeste del casco antiguo, las fuerzas de las Operaciones Especiales y de la Policía Federal han penetrado en una calle desde dos ejes, pese a la intensidad de los disparos de los yihadistas y la existencia de artefactos explosivos.

Un comandante de las Fuerzas Antiterroristas iraquíes, Maan al Saadi, resaltó en un comunicado que sus hombres consiguieron avanzar después de hacer detonar unos explosivos colocados por el EI.

Agregó que mataron a más de diecinueve hombres armados, entre ellos dos suicidas y dos francotiradores.

A pesar de romper al menos tres líneas de resistencia del EI, los combates son "violentos" y los radicales combaten de una manera "feroz" para continuar resistiendo en sus últimos días en la segunda ciudad más importante de Irak.

Por otro lado, las Fuerzas Antiterroristas están a menos de 600 metros de distancia de la mezquita de Al Nuri, desde el eje noroeste, un lugar simbólico ya que ahí el líder del EI, Abu Bakr al Bagdadi, proclamó el "califato" el 29 de junio de 2014.

El comandante Al Saadi aseguró que los extremistas aconsejaron a sus acólitos no hacer el ayuno del mes sagrado de Ramadán para estimularlos para seguir con la batalla.

Asimismo, manifestó que sus hombres tienen informaciones que aseguran que hay decenas de cadáveres del EI en los sótanos de las casas del casco antiguo.

El lunes pasado se lanzó la última fase de la ofensiva para liberar por completo Mosul y expulsar a los yihadistas, que tienen retenidos, según datos de la ONU, a unos 100.000 civiles en el casco antiguo de la urbe.