SERIES

Un grupo de satánicos pide a Netflix 150 millones por plagiarles una estatua

El Templo Satánico reclama una indemnización por, supuestamente, dañar la imagen de la organización en la recién estrenada "Las escalofriantes aventuras de Sabrina", donde aparece la estatua "Baphomet con niños"

La estatua en un momento de la serie.
La estatua en un momento de la serie.
Un grupo de satánicos pide a Netflix 150 millones por plagiarles una estatua

Un grupo de satánicos ha denunciado a la plataforma de streaming por internet Netflix por plagiar una estatua registrada por ellos en "Las escalofriantes aventuras de Sabrina" y les pide 150 millones de dólares (131,4 millones de euros), informaron medios locales.

El Templo Satánico denunció este jueves a Netflix y Warner Bros en un tribunal de Nueva York alegando que las compañías han copiado su estatua de Baphomet, un demonio representado como un macho cabrío con forma antropomórfica, para emplearla en la recientemente estrenada serie de la plataforma.

Según la defensa de los satánicos, con la copia de la estatua Netflix ha incurrido en una infracción del copyright de la misma, una violación de la marca registrada y ha dañado la imagen de la organización, por lo que demandan una cuantía de 150 millones de dólares.

"Entre otras cosas, el Templo Satánico diseñó y ejecutó la estatua de 'Baphomet con niños' como parte central de su campaña para promover los valores de la Primera Enmienda de la separación de Iglesia y Estado", explica la demanda a la que han tenido acceso medios locales.

El daño a su imagen se explica porque Netflix representa en "Sabrina" a la estatua como "un punto central de una escuela asociada con el mal, el canibalismo y el asesinato, lo que emborrona y mancilla la estatua de 'Baphomet con niños' como una marca de El Templo Satánico".

El Templo Satánico aduce en su demanda que la serie ha retorcido sus principios que, según ellos, son "la compasión y la empatía", la "lucha por la justicia" y "un mejor conocimiento científico del mundo", en tanto que "Sabrina" lo muestra como una representación del mal.