POLÉMICA EL POZO

Dos supermecados belgas retiran productos de ElPozo y revisarán su colaboración

Ambos supermercados han dado este paso tras las polémicas imágenes del maltrato animal de ElPozo que mostró Jordi Évole en su programa

Dos supermecados belgas retiran productos de ElPozo y revisarán su colaboración

Las cadenas de supermercados Colruyt y Delhaize han retirado los productos de ElPozo de la venta al público en sus establecimientos y han anunciado que revisarán su cooperación con la empresa española a raíz de las acusaciones sobre maltrato animal.

Delhaize comercializaba ocho productos de la marca ElPozo en sus establecimientos, mientras que Colruyt vendía un único producto, según ha informado el diario flamenco 'Het Laatste Nieuws'.

"Como resultado de las imágenes estremecedoras, se ha dado aviso a todos nuestros establecimientos que retiren esta referencia específica de las estanterías con efecto inmediato", ha informado Colruyt en un comunicado.

El supermercado ha avanzado que perseguirá el diálogo con el proveedor español para "ver cuáles serán los próximos pasos en la colaboración".

La cadena de supermercados Delhaize también ha abierto una investigación para esclarecer la situación y ha decidido retirar los productos.


"La carne que está ya en nuestras tiendas ha sido retirada de las estanterías con efecto inmediato. Los clientes que quieran, también pueden traer de vuelta el producto", ha explicado el portavoz de Delhaize, Roel Dekelver, citado por los medios locales


Ambos supermercados belgas han dado este paso tras las polémicas imágenes del maltrato que reciben los animales que expusieron la ONG Igualdad Animal y un equipo de 'La Sexta' tras colarse en una granja en Murcia.

En ciertas imágenes del reportaje se aprecian cerdos desnutridos, enfermos, animales muertos en los mismos corrales que los vivos o cerdos que se comen a los compañeros de jaula.

Estos supermercados ya habían suspendido en el pasado su cooperación con los varios mataderos acusados de abuso animal en las localidades de Tielt y Izegem que denunció la ONG Animal Rights.