MUNDO

La tensión entre Italia y Francia se agrava tras las críticas por el Aquarius

El Gobierno que preside Giuseppe Conte exigió disculpas inmediatas a Francia tras esas críticas por su gestión sobre el Aquarius, una situación que de momento ya ha provocado que el ministro de Economía italiano, Giovanni Tria, haya cancelado una reunión en París con su homólogo galo, Bruno Le Maire.

La tensión entre Italia y Francia se agrava tras las críticas por el Aquarius

Las críticas de Francia a Italia por el rechazo de Roma al barco Aquarius con 630 inmigrantes indocumentados ha tensado las relaciones entre los dos socios europeos, llevado a la convocatoria del embajador galo y a la anulación de la visita a París del ministro italiano de Economía.

El Gobierno que preside Giuseppe Conte exigió disculpas inmediatas a Francia tras esas críticas por su gestión sobre el Aquarius, una situación que de momento ya ha provocado que el ministro de Economía italiano, Giovanni Tria, haya cancelado una reunión en París con su homólogo galo, Bruno Le Maire.

En Roma, el vicepresidente del Gobierno y ministro del Interior, el ultraderechista Matteo Salvini, exigió a Francia que se disculpe, después de que el presidente francés, Emmanuel Macron, acusara a Italia de "cinismo" por no dejar desembarcar en sus puertos al Aquarius, con 630 personas a bordo rescatadas en el Mediterráneo y que ahora se dirige a España, al puerto de Valencia (este).

"Que Macron pase de las palabras a los hechos y que mañana por la mañana acoja a 9.000 inmigrantes que se había comprometido a recibir (...) Francia nos dice que somos cínicos pero desde el 1 de enero al 31 de mayo ha rechazado a 10.249 personas", dijo Salvini en el Senado.

"Si los franceses tienen la humildad de pedir disculpas, volvemos a ser amigos y se trabaja como antes, juntos. Pero no aceptamos insultos procedentes de quienes practican devoluciones y cierran los puertos", añadió.

Además de la cancelación de la reunión programada de Tría con Le Maire, y el ministro de Exteriores italiano, Enzo Moavero Milanesi, conversó en Roma con la diplomática francesa Claire Anne Raulin, ya que el embajador francés en Italia, Christian Masset, estaba ausente.

Conte, que preside un Gobierno formado por los antisistema del Movimiento Cinco Estrellas (M5S) y la ultraderechista Liga, mantiene de momento el encuentro previsto con Macron para el viernes, dijeron a Efe fuentes oficiales, aunque el populista Salvini aseguró que entendería perfectamente que lo suspendiera.

"Conte está totalmente legitimado para no ir a Francia. Frente a una situación como ésta de un país amigo hay razones más que fundadas para tomar esta decisión", dijo.