SUCESO EN EE.UU

Los testigos del tiroteo en Florida: "Comenzó a disparar apuntando a las cabezas de las víctimas"

Las autoridades estadounidenses no descartan la motivación terrorista en el ataque del aeropuerto de Fort Lauderdale

entos de pasajeros que quedaron varados en el aeropuerto internacional de Fort Lauderdale
entos de pasajeros que quedaron varados en el aeropuerto internacional de Fort Lauderdale
Los testigos del tiroteo en Florida: "Comenzó a disparar apuntando a las cabezas de las víctimas"

Autoridades federales de Estados Unidos afirmaron que "no se ha descartado" que el ataque a tiros que causó hoy cinco muertos y ocho heridos de bala en el aeropuerto de Fort Lauderdale, en el sur de Florida, tenga motivaciones terroristas.

En una rueda de prensa ofrecida la noche del viernes en el aeropuerto donde se registró el tiroteo, George Piro, de la oficina del FBI en Miami, señaló que no se ha descartado que el incidente constituya un ataque terrorista y se estudian "todos los ángulos".

El agente agregó que las autoridades están revisando el historial militar del atacante, identificado en la conferencia de prensa como Esteban Santiago, estadounidense de 26 años y quien se espera que comparezca el lunes ante una corte del condado de Broward.

Piro agregó que Santiago, un exmilitar que estuvo destacado en Irak, utilizó durante el tiroteo una pistola semiautomática que transportaba en su equipaje y se entregó a las autoridades sin oponer resistencia.

El agente de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) confirmó que en noviembre pasado Santiago, nacido en Nueva Jersey, acudió a una oficina de esta agencia en Anchorage, en Alaska, y su "conducta errática" motivó que fuera puesto bajo custodia para una evaluación psicológica.

Según las autoridades, el exmilitar partió desde Alaska hasta Minneapolis y luego tomó otro vuelo hasta Fort Lauderdale, en el estado de Florida, pero se desconocen las razones que le llevaron a realizar el ataque en el aeropuerto.

El atacante creció en Puerto Rico, estuvo casi un año destacado en Irak, de donde volvió con desordenes postraumáticos, y se trasladó posteriormente a Alaska, donde residía con su esposa y un hijo, de acuerdo con las autoridades.

El alguacil del condado de Broward, Scott Israel, informó en la conferencia de prensa de que el atacante arribó a Fort Lauderdale, ciudad ubicada a 40 kilómetros al norte de Miami, en un vuelo de la aerolínea Delta y poco después abrió fuego indiscriminado en la terminal 2 que acabó con la vida de cinco personas.

El tiroteo causó además ocho heridos de bala, que fueron trasladados a hospitales locales, así como contusiones y heridas menores a otras 40 personas que debieron también ser derivadas a centros médicos.

Cirujanos del Broward Health Medical Center declararon hoy que cinco de los ocho heridos fueron llevados a este hospital y se encuentran en condición estable, aunque dos de ellos han tenido que ser operados.

Mark Gale, director del aeropuerto de Fort Lauderdale, manifestó que en las últimas horas se ha procedido a la evacuación de varios pasajeros fuera de la instalación aeroportuaria, la cual se espera que recupere su normalidad a partir de las 5 de la mañana del sábado, hora local (10.00 GMT).

Testigos presenciales indicaron que, después de recoger su maleta, Santiago fue al baño, donde extrajo el arma que había facturado, regresó a la zona de equipajes y comenzó a disparar de manera aleatoria, pero apuntando a la cabeza de las víctimas.