FOTONOTICIA

Aparcando en las aceras de Ribeira de Canedo

Los peatones son los grandes olvidados en la calle Ribeira de Canedo, en A Ponte. El pequeño espacio peatonal que queda de la bajada de la escaleras en Rosalía de Castro está siempre ocupado por coches aparcados, pero cuando el espacio no da para más y alguno pretende dejar allí su vehículo, ni siquiera se fija si lo deja encima de Ribeira de Canedo. ¡Qué más da! Al fin, aquí la Policía Local no multa nunca. Y así pasa varios días con total impunidad.

Aparcando en las aceras de Ribeira de Canedo