Coches a pares encima de la acera

Coches a pares encima de la acera

Ver para creer. No basta que un vehículo aparque encima de la acera para ir a sus cosas, sino que otro, viendo quizás que quedaba un espacio generoso por el que podían pasar las personas sin demasiado problema, no se le ocurrió mejor idea que plantarlo allí. Así ya quedaba totalmente taponado, porque primero soy yo y mis intereses, luego los demás. Todos estos comportamientos revelan el escaso temor que tienen los automovilistas a que la Policía Local les multe. Sería para pensárselo. Así nos va.