EL CRONISTA LOCAL

FOTONOTICIA

Los coches, una tortura en la Canella do Rastro

En la Canella do Rastro, una pequeña calle situada enfrente de la Plaza de Abastos, entre el antiguo balneario y el puente de As Burgas, los coches que aparcan allí de manera irregular se han convertido en una tortura para los propietarios de los garajes de los edificios colindantes. A pesar de las muchas quejas al Concello de Ourense, siguen sin solucionarles un problema. Bastaría con que la grúa estuviese al acecho y se llevara a los que incumplen las normas. Lo que molesta a unos es aquí el objeto de deseo de quienes pagan el vado para entrar a sus propiedades.
 

Los coches, una tortura en la Canella do Rastro