Los trapos se lavan en casa

Los trapos se lavan en casa

Excepcional el espectáculo que puede verse en el famoso edificio del final de Marcelo Macías amenazado de derribo por los jueces. Gran parte de los balcones con la ropa tendida, como en los viejos tiempos del "desarrollismo", afean una fachada que no es ciertamente de las peores de la ciudad. Se mire como se mire, no es estéticamente aceptable y no debería ser municipalmente admisible. ¿No había una normativa contra estas cosas?